Ayúdame con un click

lunes, diciembre 11, 2017

Deseo de navidad

Esto lo escribí días antes de las elecciones, sin embargo no cambia mucho mi visión sobre Venezuela ni mucho menos el futuro que ya tenemos encima.

La  vida es absolutamente ilógica, algunas veces hasta parece que los grandes cantores griegos tienen razón en decir que al final todo es un juego de los dioses quienes  para matar el tedio de su inmortalidad se empeñan en complicar las vidas de los humanos para empujar su realidad (la de los mortales) hasta cotas que se pelean con lo que normalmente podríamos pensar como “normalidad”, como soy un hombre que intenta encontrar explicación en casi todo lo que me rodea estoy al borde de volverme una suerte de chaman que predique algún evangelio particular, al final la realidad del mundo hace rato anda trastocada con la cantidad de acciones que de tan viles ya forman parte del inconsciente colectivo como norma de lo aceptable. Para no volverme tan exquisito voy solo a hablar sobre la bondad en estos tiempos.

Veamos , se supone que la política es algo creado para normar el avance de los países hasta llevarlos a tener alta calidad de vida donde el único limite lo pone el individuo, si estudia, se prepara, aprende bien un oficio o es excelente comerciante es posible que pueda sobrevivir con éxito, llevar a su familia adelante, tener tres comidas, casa y pensión de vejez digna que incluya una extensión en su expectativa de vida donde algún acto fortuito de fin a su vida como una excentricidad de la estadística , esos de disparos, puñales , robos o “equivocaciones” den al traste con la vida que sabemos en Venezuela son tan factibles como una bala perdida en Siria. La realidad demuestra la falsedad de tal pretensión, viéndolo desde los titulares de cientos de candidatos a alcaldes que se lanzan prometiendo cosas que sabemos no podrán cumplir jamás , besando viejitas, cargando niños, pagando publico para las caravanas , sonriendo desde afiches mientras en los anaqueles hay precios de comida,medicinas,juguetes o ropa son incomprables que aumentan cada hora, el presidente en cadena nacional asegurando que no hay necesidad de promover ningún canal humanitario pues todos comen tres veces al día y las medicinas flotan con total abundancia en las calles mientras los estómagos de todos en mi casa gruñen por el descontento de conformarse con una infusión herbal (sin azúcar) de cena , amigos y parientes piden por todos los medios posibles que les manden medicinas para sus dolencias crónicas , el sueldo no llega a diez dólares mensuales  por lo que hasta un par de zapatos es un lujo , una PC un sueño y llegar a la quincena con más de una comida al día es una entelequia.

Si lo ponemos desde otra perspectiva, digamos la educación, te entristece saber que tenemos 18 años graduando bachilleres que ni hablar bien saben mucho menos leer, que nuestras universidades hoy abandonadas no tienen recursos de investigación, los profesores no pueden costear libros mucho menos los alumnos pues el costo de un buen texto de consulta fácil son tres meses de sueldo, uno de pregunta ¿ese es el país que nos merecemos?, ¿la bondad de los políticos es esto?, hacer explotar la economía hasta hacer que solo unos  pocos vivan bien y el resto nos revolquemos sobre un estiercolero de pobreza para mantener a los hi de putas políticos y sus trucos de mago con los que hacen sus fortunas.

Según toda la publicidad oficial , el partido de gobierno tiene todas las características de una compañía cuyo único fin es hacernos la vida más feliz (hasta un viceministerio existe) , debería haber un ente internacional donde denunciar el fraude propagandístico debido a sobre oferta engañosa y que no se quede en meras palabras, debería haber una plaga como la peste bubónica pero mezclada con los síntomas del chicungunya , cuyo contagio sea selectivo para que todos los señores y señoras de buena voluntad del Psuv queden contagiados, tullidos y por ultimo fallecidos con el indignante agregado de flotar entre sus propias heces para así pagar cuando menos una parte de la cuota de dolor que nos han hecho sufrir a los que como yo nos negamos a doblar la espalda para dejarnos sodomizar con el carnet de la patria y cualquiera de los miles de inventos utilizados para doblegar la voluntad y hacernos “felices” receptores de su bondad.
José Ramón Briceño, 2017
@jbdiwancomeback

Querido lector, te pido por favor que colabores conmigo haciendo click en la publicidad de amazon que aparece en el  blog para conseguir de alguna manera costear el mantenimiento del mismo,muchas gracias 

Publicar un comentario