Ayúdame con un click

sábado, marzo 24, 2018

Y así Darwin se equivocó


Estar en Venezuela y contarlo a los demás ya me harta, de hecho , prometí dejar de quejarme/maldecir al gobierno/ gritar barbaridades a los chavistas o burlarme de ellos, aunque debo admitir que solamente he podido cumplir la primera parte de esa promesa, es que se hace complicado no complicarse con tantas cosas absurdas que suceden sólo en esta república donde Darwin se suicidaría al constatar como involuciona una especie humana dando al traste con su tan famosa teoría, aunque me duela hablar mal creo que estos últimos años han logrado un profundo proceso de involución cerebral masiva para los estratos más numerosos y populosos de la población, dejando la inteligencia sólo para el asunto de la supervivencia en unos cuantos que aprovechan las bondades para acceder a cuanto pueden y luego huyen (los que pueden y no tienen sanciones) el gran grupo pues que lastima pues eso no es problema de nadie más.

Seamos sinceros, los chavistas convencidos son como los fanáticos religiosos , esos que fácilmente podrían quemarme con júbilo en una plaza pública cuando les digo que “Dios es extraterrestre”, no señores sólo fumo marlboro rojo cuando me lo puedo permitir (una caja cuesta poco más del 10% de mi quincena) , lo de que dios es extraterrestre no tiene que ver  con naves ni nada parecido, es un pensamiento lógico , si el ente creó el cielo y la tierra, junto con ellos a los hombres, animalitos y plantas, quiere decir simplemente que no nació en la tierra pues eso no existía antes de la creación, por tanto es extraterrestre, una cosa lógica , muy simple que sin embargo tocaría pelear con todos los ofendidos, seguramente ser tildado de loco, perder el empleo y hasta lograría una campaña universal para  ser execrado por las mil y una sectas cristianas del planeta. Lo más gracioso es que es fácil darse cuenta que tengo razón pero el fanático no puede creer que su sistema esté errado, así son los chavistas que creen cualquier estupidez sin aplicar el mínimo de raciocinio; por ejemplo, hace días escuché a dos señores muy humildes alegrarse pues según le dijeron iban a regalarles dos mil Petros (estafa virtual del gobierno) a cada portador del carnet de la Patria, otro día vi una cola inmensa de gente que pretendía sacarse el carnet del partido de gobierno pues les habían dicho regalarían cinco millones mensuales a cada militante como “Bono contra la guerra económica”.

Lo más impresionante es que nadie se paró a preguntarse ¿Cuánto cuesta un Petro? Sólo para llegar a la lógica respuesta de que dos mil Petros equivaldrían a cien mil dólares que son una fortuna acá y en Pekín aunque acá daría para vivir como jeque árabe con todo y harén de  prepagos 24X7 por los próximos cincuenta años , algo absurdo nada más pensar que te los pueden regalar, lo del fulano bono contra la guerra económica , aunque más modesto también es impensable pues representa cuatro sueldos básicos, si bien es verdad que les regalan plata jamás son más de 700 mil bolívares que ya representan sólo un cartón de huevos o dos cajas de cigarrillos que en sí mismos no son nada.

Razonando el por qué , no queda más que evidenciar esa involución profunda del 92% de la población que se creyó el cuento el imperio maldito, el odio contra la libertad  que vivíamos, esa que ahora no existe y prefiere la seguridad de la limosna oficial a la prosperidad de exigir una mejor vida, tal como la reacción de ofensa de cualquier fanático religioso cuando le asomas que dios es extraterrestre, en ambos casos sufren del mismo mal de la ignorancia por preferencia ya que todos tenemos el mismo cerebro, la cosa es detenerse a usarlo.
José Ramón Briceño
@jbdiwancomeback


viernes, enero 05, 2018

“Circo de la Patria”

Venezuela y el “Circo de la Patria”
Tenía mucho tiempo sin escribir para este blog, la verdad luego de tanto redactar he llegado a la conclusión de que no tiene sentido seguir protestando si a nadie parece importarle mucho el asunto, la política en Venezuela es un circo de mil pistas donde los espectadores (forzados) somos los grandes perdedores , como en todo circo hay payasos, maromeros, sonidistas, asistentes , gerentes, trapecistas, coreógrafos, técnicos, matones (seguridad le dicen) ,publicistas especialistas en ilusiones , mujeres barbudas, enanos por gusto y hasta paracaidistas en función continuada y sin días de descanso pues el negocio es de descomunales dimensiones , tan grande que todos buscan un pedazo así sean de miserias, una multitud de aspirantes a cualquier cargo está siempre en fila esperando ser descubiertos. Los espectadores entre tanto sobrevivimos mirando desde lejos   , así que solo queda maldecir por lo bajo mientras el espectáculo sigue.

Matar un negocio de tales dimensiones y que como bono también otorga poderes omnímodos se considera pecado capital, el espectáculo siempre da chance de entretener y en Venezuela son adictos al engaño como forma de vida, tanto así que hasta se ha prohibido reprobar alumnos de educación básica a fin de mantener una provisión de público cautivo , el encanto del circo es mucho y los beneficios inmensos como para permitir el lujo de la inteligencia que para eso son dueños hasta de las franquicias de pasapalos. Lo más grave es que hasta la oposición aspira tener su propia carpa con igual número de participantes.

Como buenos representantes del siglo XXI no hay animales actuando en el circo, esos pertenecen a la cadena alimenticia y por supuesto son parte de las ganancias como en todo espectáculo respetable las ganancias no están en un solo negocio, la diversificación es la clave .  en eso de la diversificación el circo de la patria tiene muchas sucursales que funcionan cuan franquicias, mantienen un numero casi ilimitado de aspirantes y de practicantes en muchísimas pistas menores   , aunque la carpa más grande y productiva está en la capital , también las provincias han iniciado programas para que nadie se quede sin participar, eso sí, con beneficios muy limitados que la entrada es gratis pero tampoco conviene que nadie que no tenga compromiso no participe a fondo pues hay que asegurar que los espectadores no se vayan.

Como la adultez me ha vuelto un fulano amargado y la verdad a mí los payasos nunca me han agradado ni de niño, mucho menos de adulto, dejémosle el circo que los pensadores somos minoría. Ya se me ocurrirán cosas que escribir.

José Briceño
@jbdiwancomeback