miércoles, agosto 16, 2017

Venezuela, país irreal

Una de las peores cosas que nos suceden a los ciudadanos venezolanos es la ausencia de información fiable, en realidad nadie sabe jamás nada , todo son supuestos y hasta los procesos administrativos que en todas partes del mundo son inamovibles, esa burocracia absurda que todos odian pero que sabemos solo hay una manera correcta, en Venezuela puede ser resuelta de mil formas distintas donde todas pasan por conocer a alguien, ser familiar de alguien o tener suficiente dinero para pagar a algún gestor, de hecho tengo la impresión que luego del narco y el mercado negro, ser gestor es mucho más rentable que ser médico especialista.  Si hablamos del asunto político la cosa es aún más espeluznante.

Los medios de comunicación no comunican nada, de hacho todos muestran un país que desconozco donde las miserias de todos los días son minimizadas por eslogans, mítines, gritos y consignas, los noticieros son vitrinas de la farándula, solo las redes sociales muestran noticias aunque su veracidad pueda ser cuestionada. Por ejemplo, hay cientos de post que hablan de la “resistencia” donde militares supuestamente activos hacen demoledoras promesas de acabar con el gobierno, presos políticos que aseguran resistir a todas las duras pruebas de su prisión con nla calaña de los carceleros, políticos que a pesar de su filiación opositora hacen demostraciones de adhesión a las cosas más locas que se les ocurren a los barbaros del gobierno, invasiones extranjeras mientras desde el gobierno hablan milagros de una revolución imaginaria pues mi realidad y la de los que me rodean dista siglos luz de las aseveraciones del partido y sus voceros.

Si hablamos de la persecución política toca hacer ciertas distinciones, los muy visibles que por su cualidad son perfectas presas para que la policía gana prebendas con sus jefes cuando atrapan a alguno, los invisibles pero con dinero de los que la policía también puede hacer negocios ya que es vox populi que la libertad de algún manifestante vale entre mil y tres mil dólares en efectivo (una fortuna descomunal en un país donde muy poca gente gana más de cincuenta dólares al mes), los invisibles pobres que por lo general terminan en algún penal de máxima seguridad pagando groseras condenas sin haber pisado jamás un tribunal, esos parecen ser juguetes para que los acólitos de los sistemas de seguridad estatal ejerciten sus instintos sádicos para mantener bien engrasada la bestialidad necesaria. En todos los casos anteriores se mantiene la constante de ausencia de información oficial sobre los procesos, es decir, todos están a merced de los caprichos del poder, las leyes son soportes para sus documentos pero en ningún caso la necesaria guía para sus actos, no importa quien seas igual estás indefenso.

Por último y no menos grave estamos el resto de los ciudadanos, sobre todo los que hacemos o hicimos vida política activa o aquellos quienes desde sus teclados hacen resistencia , no solo apoyando las denuncias, también los que escriben, denuncian y hasta ejercitan el sano ejercicio de liberar presión insultando a los culpables, todos somos sospechosos y podemos ser reos en cualquier momento, pero nadie sabe cuándo puede ser, es más, lo factible es que puedas pasar toda tu vida asustado y no suceda nada pero también es factible que algún compañero de trabajo, vecino, “amigo”  y hasta cofrade de la misma iglesia te denuncie y termines preso por tiempo indefinido bajo el dudoso cargo de “traición a la patria”, nadie sabe.

No existe manera alguna de que podamos saber exactamente cómo actuar en el país, nadie te puede decir exactamente ningún procedimiento, es casi imposible saber a ciencia cierta si lo que se lee en los medios digitales es cierto, no existe en ninguna parte alguna estadística fiable que refleje la realidad del país o cuando menos de manera oficial, en Venezuela todo es un acto de fe, donde lo único real es no tener fe en nadie pero rezar todos los días para que no seas una víctima más de la psicopática forma de vida que todos tenemos en esta extraña dimensión que damos en llamar por pura necedad “realidad nacional”.
José Ramón Briceño , 2017
@jbdiwancomeback


miércoles, agosto 09, 2017

La rebelión necesaria

Todos nos quejamos de la MUD y de su incapacidad para apoyar las acciones de los ciudadanos que viven bajo el yugo comunista, para quienes los trajes, restaurantes y demás comodidades que en apariencia tienen los señores representantes de esa tolda política, pero que casi la totalidad de los venezolanos solo tienen derecho a soñar pues la situación económica hace imposible hasta comer con dignidad. Desde hace unos meses han comenzado las acciones de calle, el saldo es por todos conocido así mismo la MUD tampoco ha colaborado la gran cosa, de hecho su “necedad” democrática los ha anulado ya que los representantes del gobierno se apropiaron de todos los espacios incluyendo claro la eliminación de la Asamblea Nacional , con lo que esos parlamentarios cuyos cargos los ganaron en unas elecciones donde (imagino que la votación ha de haber sido descomunal pues no hubo manera de hacer el acostumbrado fraude) se alzaron con más del setenta por ciento del senado.
Ahora son un adorno pues su funciones las absorbió un extraño Tribunal Supremo que de paso tiene un presidente con prontuario criminal, que según las leyes de la república no debería tener derecho ni a ser portero, pero así son las cosas. La parte más amarga es que aun la MUD sigue pidiendo elecciones, quiero pensar que todo es una pantalla para no darle excusas al gobierno criminal para hacer una mega redada donde TODOS terminen acompañando a los estudiantes presos en el centro de readoctrinamiento de El Dorado, en plena selva donde si no los mata la malaria, lo pueden hacer los custodios con su régimen carcelario y si sobreviven lo más factible es que esos años perdidos terminen por matar su cerebro como sabemos sucede con la mayoría de quienes sufren tal tortura.
No entiendo mucho de política , aunque me esfuerzo bastante por intentar comprender las razones de lo que sucede en mi país, en ocasiones me asomo a ciertas certezas que me provocan vértigo y arcadas del susto, sin embargo también tengo la seguridad de que en estos momentos desesperados es cuando precisamente se necesita tomar medidas drásticas , los comunistas no saben de legalidades que no los favorezcan , de hecho no es ningún secreto la cantidad de barbaridades que cometen a diario y cuya única legalidad está basada en el capricho de los jefes que hasta un TSJ privado se compraron.
Lo bueno de ese gobierno es que han permitido que el mundo sepa cuan forajidos son, eso de permitir que los tribunales militares juzguen a civiles , las torturas más que documentadas, el hambre usada como medio de control político CLAP mediante, las requisitorias internacionales que tiene varios funcionarios del alto gobierno por trafico de drogas, las más que evidentes y demostradas relaciones entre esos mismos funcionarios con varias organizaciones terroristas y vaya usted a contar cuantas cosas espeluznantes hay por ahí pendientes de ser juzgadas y que son vox populi en el mundo pero que en Venezuela son censuradas .
Todas esas son razones más que validas para que la Asamblea Nacional, legalmente constituida, reconocida internacionalmente y que en una más que evidente anormalidad ahora sesiona desde las escaleras del hemiciclo pues ni entrar los dejan, debe dejarse de tonterías y solicitar a la comunidad internacional más que solidaridades de micrófono. No se mis compatriotas, pero me harta eso de oir como los parlamentos mundiales discuten, hacen documentos, emiten sanciones a individuos mientras en mi país la gente sigue muerta de hambre y en el mejor de los casos subalimentados, recordemos que más del 90% de la población vive en pobreza critica cuya descomunal miseria es un asunto complicado de imaginar para cualquier país del mundo (por cierto queridos lectores hagan un ejercicio de imaginación y véanse sobreviviendo con 20$ al mes pero con los precios de sus países). Todas estas razones , además de otras cientos más , deben bastar para que en un arrance de valentía, esa misma MUD sumada a otros movimientos nos dejemos de tonterías y solicitemos ayuda militar, así sea en armas, municiones y entrenamiento que estoy seguro que en el país hay millones que saldrían a empuñar esos fusiles para salir del hambre, total la lotería de la muerte que se gana 25 mil muertos al año sin contar los que mata la policía o la GN solo por protestar igual nos puede tocar a los que por pura suerte seguimos enteros por estas calles.
Nadie se llame a engaño pues hasta Simón Bolívar podría ser acusado de traidor si tomamos en cuenta que la guerra de independencia fue sufragada con dinero de países solidarios que hasta hombres enviaron a pelear sus batallas en suelo venezolano y más traidores  que los falsos bolivarianos que han regalado el país no a una potencia si no a dos y como si  fuese poco se dejan manipular por una islucha cuyo único producto nacional son las jineteras, así que hay que dejarse de pruritos y comenzar la lucha armada, los recursos pacíficos no son efectivos, tal y como lo demuestra la historia reciente.
Si por casualidad alguno viene a hablar de Mandela creo que deberían saber que el gobierno sur africano lo saco de la cárcel para que él fuese el moderador de la violencia desatada que ya tenía contra las cuerdas a Le Clerk, si nos vamos más atrás Gandhi  fue clave cuando la lucha violenta obligó a la Gran Bretaña a buscar apoyo de un hombre excepcionalmente respetado en su país para la transición a la independencia de un país descomunal como lo es la India, allá no era solo asunto de independencia, también estaba la inmensa violencia ejecutada por las diferentes facciones políticas y religiosas del momento, así que a pesar de que esos personajes son iconos de la no violencia, realmente existieron gracias  a la violencia extrema que al final fue lo que determinó que los gobiernos acabasen por entender que su poder ya no tenia espacios, los totalitarismos nunca saben de leyes que no les convengan, solo la misma ley que ellos aplican funciona para desalojarlos.
José Ramón Briceño 2017
@jbdiwancomeback



martes, julio 11, 2017

La intelectualidad invisible del siglo XXI

Hace unos días vi en twitter un mensaje donde se criticaba que ahora no hubiese intelectualidad seria hablando en contra del régimen, eso me ha dejado con un amargo gusto por lo certeramente demoledor del reclamo, me consta que en este país hay inteligencia de sobra, también puedo asegurar que en el mundo hay muchísimos exiliados brillantes, unos haciendo historia en sus respectivos empleos pero los más están haciendo tareas que acá, en su país no hicieran. Sé de eminentes cirujanos trabajando en algún McDonald’s  de Miami, profesores de literatura que venden electrodomésticos en un mercado de Bucaramanga, un Doctor en ingeniería de alimentos laborando como asistente de laboratorio en Australia, una ingeniero electricista atendiendo una tienda de ropa en México, un licenciado en filosofía con dos doctorados ganándose el pan como carpintero en París y eso por no hablar de los muchos que tienen peores y mal pagados empleos en todo el mundo pues los venezolanos estamos haciendo historia con este éxodo que ha espantado a tantos para llevar hasta peor vida que la de su país, en labores muy alejadas de su increíbles empleos que solo podrían acceder si vivieran en su sitio de origen del que huyeron debido a tantas cosas que se hace pesado enumerar la letanía de males nacionales, ninguno amable por cierto.

Los de acá, los pocos inteligentes que quedan sueltos están desempleados, mal empleados o subempleados por el mismo estado así que es difícil que pongan su magro ingreso en peligro por vociferar verdades  que  fin de cuentas ya hacen muchos todos los días. La parte que me aterroriza es que no aparezcan algunos outsiders que pateen la mesa de vez en cuando, como existen en todos lados, puedo entender que en 18 años han demolido el país y que muchas de las almas combativas ya se han muerto, los que quedan vivos de aquellas generaciones que hasta los años noventa eran una fuerza interesante resulta que están en depresión severa y continuada por haber sido de izquierda toda su vida solo para descubrir que en estos tiempos que el comunismo es absolutamente letra muerta, quizás hasta estén pensando en suicidarse. Se de muchos que ya no militan en la izquierda, se de otros que a pesar de tener libros publicados, escrito muchas piezas para el teatro que de paso se presentaron y hasta exitosas fueron, ese amigo (ex)chavista lo he visto trabajando como albañil a los 46 años para ganarse la vida, los más afortunados tienen pequeños negocios, venden huevos, trafican en el mercado negro, mal viven de cualquier manera y hasta los que tienen empleos en el sector privado ganan menos que un obrero sin importar mucho sus logros, imagino que en todos los estratos del quehacer artístico nacional andan así , no digo que de capa caída, de seguro están intentando empeñar la fulana capa a ver si así comen un mes completo sin estrés ni medidas estrictas para alargar la vida de la despensa.

Tengo la impresión de que no existen los suficientes intelectuales valientes  ni para hacer un panel de discusión, quizás si pero son tan pocos que les es complicado establecer redes efectivas, lograr acuerdos para escribir un blog de protesta, hacer actos locales donde se exponga en palabras inteligibles sus sugerencias para acomodar alguna cosa en el país y de esas hay millones con posibles soluciones, hacer protesta con su obra en otras partes del mundo, que el mundo sepa que a pesar de que en este país todo es plomo, hambre y mala educación, también hay otro que piensa, razona, expone, propone explica y señala los derroteros del pensamiento nacional, ese silencio causa sordera de lo abrumador.

Desde hace años parece que existen los mismos, no veo caras nuevas, no he leído en ninguna parte propuestas políticas para la refundación de la república, tampoco propuestas de ningún gremio en especial para lograr las cosas que necesitamos como país, mientras más gente participe mayor será el abanico de posibilidades para quien gerencia esas áreas luego del recomienzo, no veo a nadie haciendo propuestas para una ley de educación acorde con nuestros tiempos, las universidades siguen atadas a sus  justas protestas por un sueldo digno sin embargo tampoco han hecho público ningún documento señalando los necesarios cambios curriculares y de funcionamiento que deben tener para estar acordes al siglo XXI, incluyendo una nueva visión del proceso de educación básica creando currículos ajustados a formar ciudadanos inteligentes para cambiar el país y no esta camada de bachilleres que no leen, no saben más que lo muy básico y en algunos casos exhiben una ignorancia tan ofensiva que no puedo pensar más que en un daño continuado que se le ha hecho a esas pobres víctimas de la idiotez socialista quienes en vez de hacer de la escuela ( y el liceo) espacios para el aprendizaje son en realidad guarderías baratas pues ni siquiera tienen la obligación de estudiar para aprobar, en la universidad el asunto cambia, pero eso ha sido la razón para que las matrículas universitarias se hayan reducido en más de un 55% con una tasa inmensa de deserción antes del segundo semestre, es una cosa espantosa eso de que la educación escasee también.

Se de alguna  gente que hasta ha publicado sus propuestas para futuro, me siento orgulloso de haber colaborado en la elaboración de una de ellas y aplaudo de pie a aquel profesor universitario que se trazó esa meta, hay inteligencia trabajando pero son pocos y hablan muy bajito, debe ser el hambre que los tiene doblados en su tristeza. Espero estar equivocado , que en un futuro cercano los gremios ligados a la inteligencia de este país comiencen a salir de la oscuridad, los jóvenes universitarios que pelean en las calles son inteligentes, es verdad , pero los mayores tienen necesariamente más sabiduría que es la que hace falta para empezar a reparar el daño chavista y eso señores es pronto, no debemos permitirnos el lujo de imitar a los del gobierno improvisando desde el principio, volvamos  al planificación calmada a comenzar a razonar de donde sacaríamos dinero para esos proyectos, cuántos y cuáles serían los reclutados, la forma de absorber a todos esos profesionales brillantes que aún quedan acá, convencer a los que se fueron de que vuelvan y en unos años sentirnos orgullosos de haber enderezado el entuerto nacional más funesto de toda nuestra historia hasta llevarnos para el primer mundo, o cuando menos volver a ser gente, no este cumulo de angustias que somos todos los venezolanos.
José Ramón Briceño 2017

@jbdiwancomeback

miércoles, julio 05, 2017

Mi opinion sobre el plesbicito

Dos mil diecisiete. Noventa días de protestas , más de cien muertos ,más de mil detenidos ,trescientos y tantos sentenciados por la (in) justicia militar que dicho sea de paso no corresponde con civiles al menos cuando no hay guerra , un estado fallido cuyos nexos con el hampa común es más que notoria sin tener que investigar mucho , bastese dar unas vueltas por YouTube para ver cientos de horas de vídeos donde es más que evidente tal asociación , los militares que estando en su tierra se comportan como un ejército de ocupación  , el presidente dice en cadena nacional que lo no obtenido con votos lo harán por las armas , miles de muertes al año por la ausencia de medicinas , nadie sabe con exactitud cuantas muertes hay por hambre en un país donde aún algunos altos funcionarios se jactan de que tenemos gigantes reservas naturales muy valiosas para el mundo entero ,mismo que contiene imperios imaginarios que están esperando para tomar por asalto pero vivimos literalmente más pobres que cualquier país miserable que pueda imaginar , con todo eso enciendo mi teléfono y la primera noticia es que la más grande coalición opositora propone un plesbicito "simbólico" para demostrar al régimen que no los quiere nadie , desde mi esquina vaya mi repulsa a la MUD pues creo que están orinando muy lejos del receptáculo que les corresponde.
 
Pueden esgrimir mil razones pero todas se estrellan contra el muro de la realidad ,¿cual realidad? , fijémonos, en las últimas elecciones para la asamblea nacional donde ganò la oposiciòn màsdel setenta por ciento de los escaños, meses màs tarde el gobierno al ver que no tenían mayoría llego a la barbaridad de desconocerla para poner al TSJ a legislar de manera ilegal yendo incluso en contra de las leyes que por cierto está en manos de gente con prontuario criminal , si esos actos están amparados por leyes a las que ninguno le hace caso , si se saltan a la torera todos los reglamentos para cumplir su santa voluntad de acaparar el poder para evitar perder hasta la camisa ¿alguien cree en verdad que le van a hacer caso a una elección "simbólica"?. ¿En serio hay tanta ingenuidad política?  Es algo que no creo ,tengo la impresión de que existe alguna cosa que se me escapa ,los políticos son todo menos ingenuos . Tenemos años haciendo cosas simbólicas a las que nadie hace caso más que nosotros mismos , la comunidad internacional recibe denuncias sin que hagan más que expresar profunda preocupación que tampoco sirve de mucho ,imagino que en la Haya hay cientos denuncias que van caminando al paso de vencedores por los vericuetos de la burocracia y aun así no pasa nada .

Antes de que se piense en algo creo que los únicos que han hecho por buscar alguna soluciòn de manera pragmàtica  son esos miles que se dejaron de boberas marchistas y se enfrentan a diario donde ya los muertos se cuentan por centenas , los desaparecidos, presos y hasta violados , las familias destrozadas por el luto , las otras ya sin nervios por no saber de sus hijos ,esposos ,esposas que nadie sabe donde están , los otros  que viven bajo la sombra del posible allanamiento a media noche o la bala solitaria en alguna calle , ellos han hecho algo y tengo la impresión que animarse por un acto que al fin de cuentas no tiene asidero legal ni apoyo alguno es escupir en el rostro colectivo de los que lucharon y pelean cada día por encontrar el país que se perdió hace 19 años y que la MUD de puro miedo parece no querer encontrar .
Josè Ramòn Briceño, 2017
@jbdiwancomeback
 
 

sábado, junio 10, 2017

En busca de un mundo perfecto (capitulos 15 y 16)



15
 Llega Ramiro del brazo de una argentina despampanante, sin sotana él, ella con un vestido infartante, es rubia como el sol, con ojos cafés que gritan un tinte muy bien puesto, ambos vienen con caras de culpables, pido dos copas más además de otra botella que Ramiro se apresura a decir que paga, nos presentamos con la dama y Ramiro conoce a mis amigos, lo ponemos al día con las noticias, él se preocupa, sin embargo dice que no tiene sentido ponerse tristes a tanta distancia del problema.
 La chica se llama Serena, es de ancestros italianos, periodista que anda en estas tierras haciendo un reportaje sobre el cristianismo apostólico, así se conocieron, ella intentaba convencer a un bibliotecario sin que este entendiese muy bien su chapucero italiano , Ramiro, como buen caballero la ayudó, hicieron la investigación juntos en la biblioteca, le invitó un trago, se conocieron mejor y terminaron en la cama,  estaban en la pausa del amor cuando recibió mi llamada, ella se interesó en la noticia pues sería un interesante reportaje.
Le pregunté cómo llegó al vaticano con esa estampa de diosa griega, con el perdón de mi amigo, le comenté que media botella de Ron y otra de champaña me ponían en ese estado, el cura sin sotana me disculpó, seguimos la conversa mientras yo exhibía la sonrisa de quien comete un crimen sin culpa.
 Serena comentó que vivía en Buenos Aires, que el jefe del periódico, que hasta hace una semana era su amante, la mandó en esa misión solo para poder reconciliarse con su esposa, quien lo amenazó con un divorcio sonado que lo dejaría en la ruina, a ella le sirve para olvidar y a él para sentirse cómodo en su cárcel sin barrotes, esa del matrimonio por obligación.
Su interés por mi historia era para poder renunciar al periódico mañana mismo, con un reportaje de esta categoría podría volver a trabajar para la competencia que ya la había intentado seducir con una jugosa oferta a la que renunció, por culpa de aquel amante que resultó mentiroso pues había hablado de divorcio, matrimonio y apartamento en el centro, pero que a la hora de la verdad la dejó con los crespos hechos, mientras disfrutaría de pervertir a ese cura que tanto le atraía, confesando con desparpajo que todavía no sabía quién pervertía a quien, pues le ha tomado por sorpresa lo ducho del hombre en asuntos que supone no debe saber por aquello de su oficio clerical.
Volvimos a brindar, me contó la periodista que Argentina estaba al borde de una guerra por los malos manejos de la economía de su presidenta, que por imitar a Venezuela estaban cerca de ser iguales, guardando las distancias, sin embargo la llenaba de calma estar a miles de kilómetros de su ciudad, aunque le daba cierta tristeza pensar en sus seres queridos todavía presos allá.
Todos entendimos su sentimiento pues el local estaba saturado de la nostalgia y la tristeza propia de gente con el mismo sentir, todos dejamos seres queridos atrás, en mi caso particular, ese día había descubierto que era un perseguido más pero en ausencia, ya no solo tenía que lidiar con mi depresión y mis dudas, también con la posibilidad de caer preso por mis ideas, ni siquiera por las religiosas, por las políticas, eso que me he negado a ser militante, solamente que la idiotez oficial obliga a poner mi posición por escrito, lo que no sabía era que terminaría por ser famoso, más con mi necedad de creerme invencible y ponerme con nombre, apellido y hasta foto de perfil, como para hacer más fácil la cosa del presidio.
Me comenta la periodista que el periódico le había alquilado un apartamento, algo lejos pero bastante cómodo, nos invitó a todos pues esta noche ofrecía una reunión en casa, más tarde, mis amigos venezolanos alegaron cansancio y se retiraron, no sin antes intercambiar correos electrónicos con besos, abrazos y demás, acepté, total, nadie me esperaba en el hotel, pedimos la cuenta, pagamos, me despedí hasta con lágrimas de mis amigos, prometí visitarlos pronto, ellos también se les humedecieron los ojos, reafirmaron su compromiso de habitación por tiempo indefinido en su casa, les agradecí, los vi tomar un taxi, el cura, la argentina y yo tomamos otro.

16
Rodamos por un buen rato, pasamos varios puentes históricos como corresponde a una ciudad que tiene más de mil años, donde historia, fabula y fantasía conviven en el orgullo de sus habitantes, pasamos por callejones que en mi tierra espantarían al más pintado, al final el taxi se estacionó frente a un edificio de edad indefinida, con color de vejez, alguna vez quiso ser blanco pero el tiempo se ha empeñado en darle otro tono, se adivina cierta decadencia, también se ve la intención del apuro de su jefe lo que confirma su historia de amante desechada, en otro caso quizás un hotel sería más apropiado.
Bajamos del taxi, que pagamos entre tres para que nadie quedase mal, total es Europa donde lo único barato es el aire, sin embargo queda la duda después de tanto impuesto en moneda dura. 
Ella abre la puerta y entramos a un rellano antiguo, donde casi creo ver un fantasma tras una columna, ha de ser mi borrachera incipiente, me digo que nunca más aceptaré una invitación igual, la verdad sufro de cierta tendencia a ser asocial, aunque me empeñe en demostrar lo  contrario, soy uno de los pocos que conozco que disfrutan noches de vodka y música sin más compañía que el gato o la computadora.
Subimos cuatro pisos en un ascensor que parece jaula de pájaro, digo en voz alta que cuando me vaya bajo por las escaleras, mis acompañantes se ríen a carcajadas, parecen tan borrachos como yo, me relajo , no puede ser peor y  me dejo llevar por la situación, veremos hasta donde llegamos, es hora de conocer más gente.
Entramos a un apartamento pequeño, dos habitaciones, un baño, una salita con sofá, dos poltronas, cocina para dos, varios ceniceros rebosantes de colillas, que prontamente Serena vacía metódicamente en una papelera queparece  de diseñador pero prontamente aclara que la compró por cincuenta centavos en un almacén de chinos a las afueras de la ciudad, muy cerca de la casa de las amigas que ya deben estar cercanas a llegar, suena un teléfono en alguna parte, me quedo en la sala con una copa de vino tinto en la mano, mi amigo (el casi ex cura) me dice que me tranquilice, nada pasará, que me hace falta más roce en mi  soledad, hoy ya nada se puede hacer con el problema de la persecución política, quien quita si alguna de las amigas me da unos besos para despedirme por la puerta grande de Italia y decir en Venezuela que no me fui liso, como dicen allá, nos reímos a carcajadas, la chica sale de su habitación sonriente avisa que se va a duchar mientras que sus amigas llegan, Ramiro se ofrece a lavar su espalda y me dejan solo con el encargo de atender el intercomunicador , si no han salido al llegar las amigas hay varias botellas de vino enfriándose desde temprano en la nevera, copas limpias en la cocina, que les diga quién soy, que ellos salen pronto, se van riendo por la habitación, la cual cierran, se oyen risas ahogadas y hasta gemidos, salgo al balcón para dejar de sentirme intruso, eso del amor siempre lo he considerado algo muy privado .
Al rato de mirar la nada desde el balcón recuerdo que desde ayer no me he conectado a internet, seguramente hay cientos de mensajes reclamando ser contestados, desecho la idea por no poder resolver nada, me hago el desentendido del asunto, suena el intercomunicador, al otro lado se oye un acento extraño, son voces de mujeres, les explico la situación y les abro la puerta, las recibo, son tres, una argentina, una italiana y una venezolana (solo de nacimiento según aclara horas más tarde), les sirvo vino blanco muy frío, un Chianti bastante aceptable que recibieron con beneplácito, nos presentamos.
La argentina dijo llamarse Bianca, la italiana Giovanna y la venezolana Ángela, las tres eran jóvenes, de menos de treinta y cinco, todas bellas en su estilo, la argentina igual que su compatriota de pelo teñido de rubio platinado, alta, flaca pero con curvas no muy pronunciadas , la italiana morena de aspecto asalvajado, tenía estilo de desenfado descuido muy cuidado con anteojos de montura de pasta que le daban aspecto intelectual, la otra, de curvas suaves pero insistentes, jeans desteñidos, suéter ajustado, usaba lentes, cabello rojo, teñido claro, labios pulposos de esos que invitan al beso, andar felino y acento deslenguado de la gente de mi tierra, con ella fue algo eléctrico, le hable de mis habilidades como fotógrafo e intento de escritor a pesar de mi formación científica, tuvimos muy buena química desde ese primer momento.
Hablamos tonteras, les explique quien era, que hacía allí, como conocí a la dueña del piso, ellas me contaron que fueron compañeras en la universidad, la italiana en realidad era argentina de nacimiento, vivió allá hasta graduarse y cuando la política empezó a torcerse se mudó a Italia, gracias a las redes sociales nunca perdió contacto con sus amigas y la última que quedaba allá era Serena, pero ya estaba resuelto el problema, esa noche era la primera vez que se reunían en ocho años, Ramiro y yo (pensé) no estábamos en la cuenta pero al parecer éramos bienvenidos, no les dije nada de mi amigo, preferí que ellas mismas se contaran el asunto.
La pareja emergió de las profundidades de la habitación, limpias, húmedas, frescas y felices, nadie cayó que ambos hubiesen podido hasta hace pocos años ser apedreados por faltas a la moral, me sonreí, mi amigo me miró de soslayo y asintió entendiendo cierto reparo en mi mirada.
Las amigas se saludaron, gritaron e hicieron todas esas cosas que hacen las mujeres cuando se reúnen, nos dejaron al margen mientras se ponían al día, la venezolana me miraba insistentemente, quería pensar que era mi imaginación o el deseo de que fuera realidad, mi amigo me confirmó lo que pensaba, me dije que la noche prometía, nos servimos más vino, Serena sacó unos entremeses, nos contamos chistes, la anfitriona les contó sobre su pareja y se rieron a carcajadas, se palmearon, el cura se sonrojó.
Como buenos emigrantes pusieron música de su tierra, escogieron, para mi sorpresa, una selección de Andrés Calamaro, Ramiro se sintió descolocado pues no sabía de esa música, en cambio yo soy fan del cantante, debo confesar que tengo toda su discografía y les dije que tenía más de los argentinos geniales en mi reproductor portátil, el cual saque de mi bolsillo para conectarlo a los altavoces, bailamos, nos reímos, claro, todo con sordina no vaya a ser que los vecinos se quejaran, no estábamos en Latinoamérica donde los escándalos se perdonan de vez en cuando. Las muchachas lloraron, los hombres casi, pero entre tragos, risas, bailes y conversas, nos fuimos calmando.
 Me retiré a un lado cuando el sueño y la borrachera no me dejaron en paz, me despedí y Ángela (así se llama la venezolana), me pidió compartir el taxi, no me negué, en el ascensor nos besamos, en el rellano casi nos desnudamos, ganó la sensatez de ella,  decidimos irnos a mi hotel, allí amanecimos desnudos y felices.
 La novela completa pueden conseguirla  Haciendo clik sobre este enlace