Ayúdame con un click

sábado, septiembre 09, 2017

Breve historia de un demonio travesti

Breve historia del demonio travesti
Cierta vez veía con mi hija una supuesta película de terror, llena de los clichés comunes y que en realidad daba más risa que miedo, luego de finalizar el filme hacer las burlas correspondientes y hasta señalas los fallos de producción con la respectiva protesta de la niña pues según ella eso daba miedo. Terminada la sesión hubo cena, en ese momento aproveché para explicar las razones por las cuales ese tipo de películas no debería dar miedo y de paso aprovechar para hacer parte de la tarea de papá, explicar con detalle las cosas que están mal entendidas gracias a la ignorancia colectiva por la cual viven las grandes empresas del entretenimiento, donde la parte más grave es que la información está al alcance de la mano, no hablo de reptilianos, ovnis, conspiraciones globales ni manipulación extraterrestre, son cosas simples como que la cruz invertida no es un símbolo satánico ni mucho menos, de hecho en el vaticano mismo hay un altar venerado por todos los cristianos , presidido por una cruz invertida que resulta ser el último suplicio del apóstol Pedro, San Pedro, por tanto es un símbolo sagrado que los matarifes de Hollywood, los curas de pueblo, los “satánicos idiotas” y toda la cultura pop han convertido en otra cosa muy diferente, por cierto esa explicación en especial hube de demostrarla con videos (mi economía jamás me ha permitido ir al vaticano) ya que la niña estudió toda su escuela en un colegio católico donde hasta las muy doctas monjas se santiguaban ante la sola mención de la cruz invertida, cosas de este fin de milenio que suponemos lleno de ciencia pero aun repleto de supersticiones hasta en quienes no deberían tenerlas.

El cuento era que en la tal película, un demonio acechaba a una familia, haciendo énfasis en una niña de trece años como objeto de su posesión, suceden las cosas esperadas como corresponde y al final aparece el mentado demonio disfrazado de monja, con aspecto horroroso, colmillos, dientes al que luego de ser exorcizado salieron cuernos, patas de carnero y cola, lo esperado también. La niña le tiene fobia a la oscuridad, cosa que aún no hemos podido combatir a pesar de todo y como conozco su sensibilidad, para bajarle un poco a su nerviosismo inventé la historia de que el tal demonio vive en una dimensión donde el sexo no es determinante pues los entes espirituales no saben de eso, el pobre ser transdimensional sufrió bulying por todos ya que él siempre quiso ser niña, sus padres le regañaban, en la escuela lo golpeaban , hasta que descubrió esta dimensión donde a todos nos importa mucho el asunto sexual, en una primera visita a la tierra se sintió mal pues su cuerpo físico era muy feo, en cambio las mujeres son bellas, por eso se propuso tener un cuerpo de niña , para cultivarlo y terminar siendo la más bella, el hábito de monja con el que se ,mostraba no pretendía insultar, solo tapar sus imperfecciones demoniacas. Como irse a otra dimensión es mal visto en casa nunca preguntó que pasaba así que no sabía cuánto daño hacía, si lastimo a los humanos era solo para defenderse pues en realidad quería ese cuerpo para ser una hermosa mujer y no el horroroso demonio obligado a ser malvado.

Mi hija se quedó en silencio, procesando la información, con sus escasos doce años que tenía para el momento, dijo no sin sorpresa que viéndolo así había cierta lógica, al final solo era el cuento de un pobre demonio travesti, todo es cuestión de perspectiva. Se le iluminó la mirada cuando cayó en cuenta sobre lo de la cruz invertida y yo completé diciendo que esos actores hacían esas películas para aprovecharse de la ignorancia religiosa de la gente pues con las normas del genero bastaba además ninguno era cristiano, todos son judíos que por tanto no creen en nada de lo que actúan.

Ha pasado un rato desde aquella discusión, el único reclamo me lo hizo la madre de la niña días más tarde pues la muchachita le hizo un discurso sobre el significado de los símbolos erróneamente utilizados en tales bodrios dizque demoniacos , lo que en principio espantó a toda la familia pero que luego aceptaron como errores comunes. Todo esto viene a colación pues he visto como últimamente nadie parece hacer ejercicios de reflexión sobre lo que ven, oyen o leen en internet, la credulidad está llegando a niveles alarmantes así como esta ignorancia elegantemente tecnificada en la cual vivimos en Latinoamérica.

Tengo la firme creencia de que si estudiásemos un poquito sobre nuestras creencias, si las cruzáramos con toda la información disponible sin encerrarnos en ideas fijas ni preconcebidas, el mundo seria un sitio más amable con todos, quizás hasta descubramos que todo es una mentira ampliamente documentada que nos han vendido como maldad y que al final los malos somos nosotros, uno nunca sabe.
José Ramón Briceño, 2017
@jbdiwancomeback







Publicar un comentario