miércoles, mayo 24, 2017

Monologo sobre la felicidad

Las personas más extrañas con las que me topo casi a diario no son aquellos profesionales universitarios que prefirieron lanzarse a estrellas del rap pero completan la quincena vendiendo “manualidades/artesanías” en una calle del centro, tampoco aquel amigo que decidió ser comunista pero que en igual termino de contrariedades es miembro activo de una facción católica ultraconservadora la cual funciona cerca de su casa y de paso se ha negado a terminar tres posgrados solo por no hacer tesis (eso lo entiendo), mucho menos otro que creció muy cerca de mi casa, jamás lo vi ni abrir un libro pero veinte años después me lo tropecé al encender la Tv, resulta tenía un programa en canal nacional ,leía el tarot y hacia horóscopos, la verdad casi caí de la cama al ver al hombre dando consejos astrológicos si lo último que supe es que se había graduado como técnico superior en mecánica industrial, una de esas carreras que tienen miles de egresados, muy lejos de lo oculto, jamás consideraría raro al empresario exitosísimo que no puede vivir sin fumar marihuana contradiciendo todo lo que me enseñaron de pequeño, eso de los drogadictos no llegan a nada y vaya que me golpeó la realidad.
Lo verdaderamente raro que me topo a diario es descubrir cuanto le gusta a la gente ser feliz siendo infeliz, no hay manera alguna para hacerles ver que tan jodidos están, ellos lo negarán ya que ese modus vivendi ha sido el motor básico de toda su naturaleza. La gente así constituye el 99.99999999999% de los seres sobre la tierra y por tanto manejan todos los hilos de poder, estamos rodeados. Tengo la impresión de que son los seres más nocivos del planeta pues en vez de moderar su perversión la esconden tras la fachada de “gente normal”, se reconocen entre sí con solo mirarse, lo peor es que tienen una capacidad enorme para formar bloques de fuerza y por el medio que sea se avienen censurar a aquellos que son diferentes, quienes en muchos casos son los únicos que parecieran ser absolutamente felices sin importar mucho las formas que a fin de cuentas  son aburridas.
La felicidad de los infelices “normales” puede ir desde vivir un matrimonio ahogador, castrador y controlador donde hasta el conyugue le pega a su pareja cada vez que se equivoca, pagan sumas millonarias en terapias pues el matrimonio va primero (no importa la excusa) en vez de separarse y respirarse adulto por primera vez en su vida, las apariencias importan un montón así como la imagen que otros puedan tener de ellos, el marido que mantiene vidas múltiples, las mujeres que arrasan hasta con los cuñados sin importar mucho que el esposo se entere pero se hace el pendejo mal viviendo por siglos hasta que la mujer decide sacárselo de encima, así la lista es increíblemente larga hasta caer en una nueva categoría de infelicidad que parte desde el hecho de la crisis, cada día veo más gente convencida de que todo es una porquería, que vive en el primer círculo del infierno de Dante, que la economía no alcanza para nada pero tampoco hace mucho por salir del lugar común de estar sin dinero.
Puedo entender la depresión pues la he vivido incluidos episodios terribles de ansiedad producidos por una dependencia a los ansiolíticos de los cuales no fue fácil librarse por aquello del síndrome de abstinencia, a causa de pérdidas y pobreza crítica (que ahora sé) tuvo mucho de inducida. Lo que no puedo entender es cuál es la razón por la cual se niegan a otras posibilidades para escapar un poco de la miseria, andar sin dinero ya es causa de depresión, de eso no hay duda.
Cuando uno anda sin dinero (creo) la primera opción debe ser buscar alguna fuente alterna de ingresos para que la quincena sea más cómoda, veo a tanta gente valiosa lamentándose en las redes sociales en vez de usar ese tiempo de vida en ser más productivos con esa conexión de wifi, así sea buscando información, bajando libros, ubicando posibles nichos para desarrollar un nuevo proyecto, así este sea el de criar lombrices para comer, miren que aprender siempre será productivo, vender alguna cosa, buscar aunque sean horas de clase en un taller de reciclado que eso con buen trabajo de investigación se aprende , no importa la cantidad de dinero esa actividad extra traiga, lo que sea se agradece.
Es verdad que la situación es difícil, que salir de la casa parece un campo de guerra donde nadie sabe en realidad cual es el enemigo , si la ley, el vecino del asiento en el autobús, el peatón que espera en la misma esquina, la señorita que te apretuja en el terrorífico momento de la hora pico en el metro y hasta sobre la cama pues uno jamás sabe si hay alguna bala ociosa buscando un techo donde caer y hay bastantes posibilidades de que sea el de uno, total en este país se mueren cientos al día haciendo ver a la frontera mexicana un dechado de calma y orden.
En fin, sabemos que la cuestión de sobrevivir en Venezuela es un lio tremendo de todos los días pero esa tampoco es excusa para dejarse ganar por la desesperanza y mal ocupar nuestro limitado uso cerebral (dicen que solo el 10% se usa así que no importa cuán genio seas, eso es solo lo que usas y es poco comparado por el otro 90% ocioso) en el asunto político, no pido que no le pongan atención, se vale acojonarse, lo que no se vale es perder el tiempo gritándole a las paredes a ver si entienden tu bronca y luego entristecerse por que no te devuelven los gritos.
Esa gente me incomoda pero lo más interesante es que yo los incomodo a ellos pues todos saben mi posición política, por alguna razón que desconozco muchos  me acusan de ser militante de izquierda, les explico las razones pero ni aun así entienden tampoco que no me agrada la derecha, que pienso que los extremos políticos son un fraude, que en pleno siglo XXI seguir peleando entre ser un miserable ignorante que solo se ocupa de recitar millones de líneas de memoria, todo eso invariablemente hace menciones al pueblo, el estado, la sagrada visión de la patria, el glorioso ejército,  la sangre de los próceres, lo malo del fascismo sin hacer reflexiones en torno a las políticas estatales de todos los gobiernos de izquierda que al parecer solo son expertos en llorantinas eternas honrando a unos héroes tan pillos y malandros como el peor esbirro de la derecha pero amparados bajo el aura de desvalidos de la que han llenado toda su historia (asco),  sin olvidar su gran deber para con el partido a quien debes obedecer por sobre todas las cosas para que puedas considerarte un rebelde con todo y boina que además hace mucho énfasis en el colonialismo y los imperios, conozco a muchos que recitan parafraseadas inmensas con una dialéctica que se derrumba ante el primer análisis serio.
Ese mismo interlocutor se sorprende cuando le hablo de que la derecha no me atrae, sobre todo por la idiotez que me parece eso de rendirle pleitesía al estado, ser de una religión “correcta”, estar esperando por el general fulano, el coronel mengano, la pendejada mojigata de la que todos los de la derecha se ufanan y por lo general de lo vacía que es la mentalidad de los borregos sin importar el lado político en que limiten, creo firmemente en que en el momento que la gente se deslastre de esos conceptos arqueológicos que sobre política manejan ambos extremos de la balanza quizás seamos un poco menos pobres.
Los felices infelices los encontramos en todas partes, no solo en la política, no contentos con ser esclavos de cosas que no pueden manejar pero si sufrir , en la política los dos extremos se tocan, hoy día hay un desbalance en eso de los extremos políticos y es lo normal que en algún momento la oposición llegará a ser gobierno sobre todo con tanto chavista infeliz que por fin está desatando su incomodidad, sin embargo este personaje volverá a ser miserable en el próximo gobierno y al grito de “yo pensé que era otra cosa” será parte de los infelices felices por ser miserables.
Esa multitud no contenta con maltratarse anímicamente ocupando neuronas valiosísimas maldiciendo a tirios y troyanos por lo escasa de su comida también se atiene a matrimonios frustrantes con parejas abominables y a veces reales monstruos que se dejaron afear de manera espantosa luego de años de casados para amargarle la vida al pobre hombre que la acompaña, igual hacen muchos hombres con sus mujeres, hacen de la infidelidad una fiesta que se critica a viva voz pero se practica como religión sin hacer mucho caso de a quien lastiman, de hecho es tan así el asunto que hay gente que me mira raro cuando les digo que no me he casado jamás por que no puedo entender que dos personas que se amen tengan que firmar un papel que en algún momento dejará de ser una muestra de amor para convertirse en una piedra de molino atada al cuello.
Desde que caí en cuenta de ese detalle miro con más espanto a tanta gente que vive en esas cavernas de dolor que llaman “normalidad” y que en realidad es una cadena muy pesada que lleva demasiada gente hasta hacernos pensar a los que no estamos bajo ese yugo que somos seres excepcionales, no mortales comunes y silvestres que nos preocupamos por nuestra salud mental.
Ese mal aire que todos respiramos nos tiene podrido el cerebro, la gente infelizmente feliz debería pensar alguna vez cuanto mal se hacen a sí mismos y a los demás con tanto mala augurio suelto. Me espanta la facilidad con la que los felices infelices mienten para lograr su cometido, no importa que sea para salir con una (o uno) de 25 y tú tienes 45 mientras que tu esposa tiene 35, solo que estás aburrido y te toca una cana al aire, igual con las damas, he visto hasta matrimonios que se pasan a sus respectivas parejas extramaritales por la cara y siguen durmiendo juntos odiandose cada mañana , tanto que terminan viéndose como hermanitos, eso es tan feo como morir condenado a llevar garrote vil, en todos los casos es que prefieren el confort de una mala vida de costumbres que una buena vida de descubrimientos, de obligarse a buscar otras cosas, fabricarse desafíos a la medida, si los pasas con éxito aplaudes, si no pues comienzas de nuevo antes que los años terminen de matar tu iniciativa, eso deberían hacer todos los felices infelices.
Imagino que entre los militares, políticos, jueces y todo aquel que tenga alguna posición publica importante es esclavo de sus apariencias, por tanto un infeliz más que no conoce otra cosa que la infelicidad por obligación, llegando incluso a desconocer otro tipo de felicidad que no sea efímera ni enturbiada por la sombra de la infelicidad que jamás los abandona.
Está bien no ser conforme, andar molesto, hasta odiar un poco a quien te ha hecho daño de manera directa o indirecta, eso es parte de la naturaleza humana, al parecer ser un infeliz feliz que disfruta de su miseria, se pavonea con los amigos/as por su capacidad de engaño, vivir en una eterna historia de esconderse para “salirse con la suya” sin verse obligado a dejar el infierno, de empleos que odian porque “hay que trabajar y eso no se disfruta”, de hacerse los ciegos sobre muchas cosas importantes solo por no ver que estás equivocado al final lo que parece importarles es ser iguales a los demás , que nadie los censure y llevar la moral (múltiple) a donde quiera que vayan.
Los felices infelices no pertenecen a un bando político específico, los hay en muchas formas, colores, estratos sociales, estatus socioculturales y hasta con tópicos sexuales definidos, gracias a ellos el mundo es la porquería que es, las escuelas apestan. Curiosamente en el único sitio donde su poder es limitado es en las universidades donde siendo mayoría no tienen el calado profundo y absoluto por aquello de que allá los jóvenes viven a otro ritmo con excepción de los muy estúpidos que asumen a ciertos personajes como modelos a imitar, asunto que deja muy mal la inteligencia de esos muchachos.
Creo que la verdadera revolución debe llegar por el camino de la sinceridad, de mirarse al espejo y tomar decisiones duras pero necesarias, dejar de pensar con el estómago y comenzar a usar el cerebro para cosas productivas que van desde descubrir cómo hacer más dinero sin quebrantar ninguna ley , ser fiel a su pareja y si no se puede dejarla para poder andar desatado hasta que por agotamiento te amancebes con alguien a quien no te provoque abandonar luego de cometida la fechoría, dejar las mentiras así eso signifique perder, investigar en profundidad antes de opinar y comenzar a pensar seriamente en que la única verdad en la vida es que algún día nos vamos a morir, por cierto hasta eso es dudoso si pensamos en lo del espíritu, la energía, los universos paralelos, dios, los extraterrestres y pare usted de contar teorías que nos hablan de otra vida más allá de la miserable existencia humana. Ojalá la próxima gran epidemia sea   un caso grave y global de Anastomosis para que alguna vez podamos ser liberados de la gran logia universal de los felices infelices que nos gobiernan desde la “normalidad”.
José Ramón Briceño, 2017
@jbdiwancomeback
Ensayo sobre la infelicidad/feliz
Las personas más extrañas con las que me topo casi a diario no son aquellos profesionales universitarios que prefirieron lanzarse a estrellas del rap pero completan la quincena vendiendo “manualidades/artesanías” en una calle del centro, tampoco aquel amigo que decidió ser comunista pero que en igual termino de contrariedades es miembro activo de una facción católica ultraconservadora la cual funciona cerca de su casa y de paso se ha negado a terminar tres posgrados solo por no hacer tesis (eso lo entiendo), mucho menos otro que creció muy cerca de mi casa, jamás lo vi ni abrir un libro pero veinte años después me lo tropecé al encender la Tv, resulta tenía un programa en canal nacional ,leía el tarot y hacia horóscopos, la verdad casi caí de la cama al ver al hombre dando consejos astrológicos si lo último que supe es que se había graduado como técnico superior en mecánica industrial, una de esas carreras que tienen miles de egresados, muy lejos de lo oculto, jamás consideraría raro al empresario exitosísimo que no puede vivir sin fumar marihuana contradiciendo todo lo que me enseñaron de pequeño, eso de los drogadictos no llegan a nada y vaya que me golpeó la realidad.
Lo verdaderamente raro que me topo a diario es descubrir cuanto le gusta a la gente ser feliz siendo infeliz, no hay manera alguna para hacerles ver que tan jodidos están, ellos lo negarán ya que ese modus vivendi ha sido el motor básico de toda su naturaleza. La gente así constituye el 99.99999999999% de los seres sobre la tierra y por tanto manejan todos los hilos de poder, estamos rodeados. Tengo la impresión de que son los seres más nocivos del planeta pues en vez de moderar su perversión la esconden tras la fachada de “gente normal”, se reconocen entre sí con solo mirarse, lo peor es que tienen una capacidad enorme para formar bloques de fuerza y por el medio que sea se avienen censurar a aquellos que son diferentes, quienes en muchos casos son los únicos que parecieran ser absolutamente felices sin importar mucho las formas que a fin de cuentas  son aburridas.
La felicidad de los infelices “normales” puede ir desde vivir un matrimonio ahogador, castrador y controlador donde hasta el conyugue le pega a su pareja cada vez que se equivoca, pagan sumas millonarias en terapias pues el matrimonio va primero (no importa la excusa) en vez de separarse y respirarse adulto por primera vez en su vida, las apariencias importan un montón así como la imagen que otros puedan tener de ellos, el marido que mantiene vidas múltiples, las mujeres que arrasan hasta con los cuñados sin importar mucho que el esposo se entere pero se hace el pendejo mal viviendo por siglos hasta que la mujer decide sacárselo de encima, así la lista es increíblemente larga hasta caer en una nueva categoría de infelicidad que parte desde el hecho de la crisis, cada día veo más gente convencida de que todo es una porquería, que vive en el primer círculo del infierno de Dante, que la economía no alcanza para nada pero tampoco hace mucho por salir del lugar común de estar sin dinero.
Puedo entender la depresión pues la he vivido incluidos episodios terribles de ansiedad producidos por una dependencia a los ansiolíticos de los cuales no fue fácil librarse por aquello del síndrome de abstinencia, a causa de pérdidas y pobreza crítica (que ahora sé) tuvo mucho de inducida. Lo que no puedo entender es cuál es la razón por la cual se niegan a otras posibilidades para escapar un poco de la miseria, andar sin dinero ya es causa de depresión, de eso no hay duda.
Cuando uno anda sin dinero (creo) la primera opción debe ser buscar alguna fuente alterna de ingresos para que la quincena sea más cómoda, veo a tanta gente valiosa lamentándose en las redes sociales en vez de usar ese tiempo de vida en ser más productivos con esa conexión de wifi, así sea buscando información, bajando libros, ubicando posibles nichos para desarrollar un nuevo proyecto, así este sea el de criar lombrices para comer, miren que aprender siempre será productivo, vender alguna cosa, buscar aunque sean horas de clase en un taller de reciclado que eso con buen trabajo de investigación se aprende , no importa la cantidad de dinero esa actividad extra traiga, lo que sea se agradece.
Es verdad que la situación es difícil, que salir de la casa parece un campo de guerra donde nadie sabe en realidad cual es el enemigo , si la ley, el vecino del asiento en el autobús, el peatón que espera en la misma esquina, la señorita que te apretuja en el terrorífico momento de la hora pico en el metro y hasta sobre la cama pues uno jamás sabe si hay alguna bala ociosa buscando un techo donde caer y hay bastantes posibilidades de que sea el de uno, total en este país se mueren cientos al día haciendo ver a la frontera mexicana un dechado de calma y orden.
En fin, sabemos que la cuestión de sobrevivir en Venezuela es un lio tremendo de todos los días pero esa tampoco es excusa para dejarse ganar por la desesperanza y mal ocupar nuestro limitado uso cerebral (dicen que solo el 10% se usa así que no importa cuán genio seas, eso es solo lo que usas y es poco comparado por el otro 90% ocioso) en el asunto político, no pido que no le pongan atención, se vale acojonarse, lo que no se vale es perder el tiempo gritándole a las paredes a ver si entienden tu bronca y luego entristecerse por que no te devuelven los gritos.
Esa gente me incomoda pero lo más interesante es que yo los incomodo a ellos pues todos saben mi posición política, por alguna razón que desconozco muchos  me acusan de ser militante de izquierda, les explico las razones pero ni aun así entienden tampoco que no me agrada la derecha, que pienso que los extremos políticos son un fraude, que en pleno siglo XXI seguir peleando entre ser un miserable ignorante que solo se ocupa de recitar millones de líneas de memoria, todo eso invariablemente hace menciones al pueblo, el estado, la sagrada visión de la patria, el glorioso ejército,  la sangre de los próceres, lo malo del fascismo sin hacer reflexiones en torno a las políticas estatales de todos los gobiernos de izquierda que al parecer solo son expertos en llorantinas eternas honrando a unos héroes tan pillos y malandros como el peor esbirro de la derecha pero amparados bajo el aura de desvalidos de la que han llenado toda su historia (asco),  sin olvidar su gran deber para con el partido a quien debes obedecer por sobre todas las cosas para que puedas considerarte un rebelde con todo y boina que además hace mucho énfasis en el colonialismo y los imperios, conozco a muchos que recitan parafraseadas inmensas con una dialéctica que se derrumba ante el primer análisis serio.
Ese mismo interlocutor se sorprende cuando le hablo de que la derecha no me atrae, sobre todo por la idiotez que me parece eso de rendirle pleitesía al estado, ser de una religión “correcta”, estar esperando por el general fulano, el coronel mengano, la pendejada mojigata de la que todos los de la derecha se ufanan y por lo general de lo vacía que es la mentalidad de los borregos sin importar el lado político en que limiten, creo firmemente en que en el momento que la gente se deslastre de esos conceptos arqueológicos que sobre política manejan ambos extremos de la balanza quizás seamos un poco menos pobres.
Los felices infelices los encontramos en todas partes, no solo en la política, no contentos con ser esclavos de cosas que no pueden manejar pero si sufrir , en la política los dos extremos se tocan, hoy día hay un desbalance en eso de los extremos políticos y es lo normal que en algún momento la oposición llegará a ser gobierno sobre todo con tanto chavista infeliz que por fin está desatando su incomodidad, sin embargo este personaje volverá a ser miserable en el próximo gobierno y al grito de “yo pensé que era otra cosa” será parte de los infelices felices por ser miserables.
Esa multitud no contenta con maltratarse anímicamente ocupando neuronas valiosísimas maldiciendo a tirios y troyanos por lo escasa de su comida también se atiene a matrimonios frustrantes con parejas abominables y a veces reales monstruos que se dejaron afear de manera espantosa luego de años de casados para amargarle la vida al pobre hombre que la acompaña, igual hacen muchos hombres con sus mujeres, hacen de la infidelidad una fiesta que se critica a viva voz pero se practica como religión sin hacer mucho caso de a quien lastiman, de hecho es tan así el asunto que hay gente que me mira raro cuando les digo que no me he casado jamás por que no puedo entender que dos personas que se amen tengan que firmar un papel que en algún momento dejará de ser una muestra de amor para convertirse en una piedra de molino atada al cuello.
Desde que caí en cuenta de ese detalle miro con más espanto a tanta gente que vive en esas cavernas de dolor que llaman “normalidad” y que en realidad es una cadena muy pesada que lleva demasiada gente hasta hacernos pensar a los que no estamos bajo ese yugo que somos seres excepcionales, no mortales comunes y silvestres que nos preocupamos por nuestra salud mental.
Ese mal aire que todos respiramos nos tiene podrido el cerebro, la gente infelizmente feliz debería pensar alguna vez cuanto mal se hacen a sí mismos y a los demás con tanto mala augurio suelto. Me espanta la facilidad con la que los felices infelices mienten para lograr su cometido, no importa que sea para salir con una (o uno) de 25 y tú tienes 45 mientras que tu esposa tiene 35, solo que estás aburrido y te toca una cana al aire, igual con las damas, he visto hasta matrimonios que se pasan a sus respectivas parejas extramaritales por la cara y siguen durmiendo juntos odiandose cada mañana , tanto que terminan viéndose como hermanitos, eso es tan feo como morir condenado a llevar garrote vil, en todos los casos es que prefieren el confort de una mala vida de costumbres que una buena vida de descubrimientos, de obligarse a buscar otras cosas, fabricarse desafíos a la medida, si los pasas con éxito aplaudes, si no pues comienzas de nuevo antes que los años terminen de matar tu iniciativa, eso deberían hacer todos los felices infelices.
Imagino que entre los militares, políticos, jueces y todo aquel que tenga alguna posición publica importante es esclavo de sus apariencias, por tanto un infeliz más que no conoce otra cosa que la infelicidad por obligación, llegando incluso a desconocer otro tipo de felicidad que no sea efímera ni enturbiada por la sombra de la infelicidad que jamás los abandona.
Está bien no ser conforme, andar molesto, hasta odiar un poco a quien te ha hecho daño de manera directa o indirecta, eso es parte de la naturaleza humana, al parecer ser un infeliz feliz que disfruta de su miseria, se pavonea con los amigos/as por su capacidad de engaño, vivir en una eterna historia de esconderse para “salirse con la suya” sin verse obligado a dejar el infierno, de empleos que odian porque “hay que trabajar y eso no se disfruta”, de hacerse los ciegos sobre muchas cosas importantes solo por no ver que estás equivocado al final lo que parece importarles es ser iguales a los demás , que nadie los censure y llevar la moral (múltiple) a donde quiera que vayan.
Los felices infelices no pertenecen a un bando político específico, los hay en muchas formas, colores, estratos sociales, estatus socioculturales y hasta con tópicos sexuales definidos, gracias a ellos el mundo es la porquería que es, las escuelas apestan. Curiosamente en el único sitio donde su poder es limitado es en las universidades donde siendo mayoría no tienen el calado profundo y absoluto por aquello de que allá los jóvenes viven a otro ritmo con excepción de los muy estúpidos que asumen a ciertos personajes como modelos a imitar, asunto que deja muy mal la inteligencia de esos muchachos.
Creo que la verdadera revolución debe llegar por el camino de la sinceridad, de mirarse al espejo y tomar decisiones duras pero necesarias, dejar de pensar con el estómago y comenzar a usar el cerebro para cosas productivas que van desde descubrir cómo hacer más dinero sin quebrantar ninguna ley , ser fiel a su pareja y si no se puede dejarla para poder andar desatado hasta que por agotamiento te amancebes con alguien a quien no te provoque abandonar luego de cometida la fechoría, dejar las mentiras así eso signifique perder, investigar en profundidad antes de opinar y comenzar a pensar seriamente en que la única verdad en la vida es que algún día nos vamos a morir, por cierto hasta eso es dudoso si pensamos en lo del espíritu, la energía, los universos paralelos, dios, los extraterrestres y pare usted de contar teorías que nos hablan de otra vida más allá de la miserable existencia humana. Ojalá la próxima gran epidemia sea   un caso grave y global de Anastomosis para que alguna vez podamos ser liberados de la gran logia universal de los felices infelices que nos gobiernan desde la “normalidad”.
José Ramón Briceño, 2017
@jbdiwancomeback















R

Ensayo sobre la infelicidad/feliz
Las personas más extrañas con las que me topo casi a diario no son aquellos profesionales universitarios que prefirieron lanzarse a estrellas del rap pero completan la quincena vendiendo “manualidades/artesanías” en una calle del centro, tampoco aquel amigo que decidió ser comunista pero que en igual termino de contrariedades es miembro activo de una facción católica ultraconservadora la cual funciona cerca de su casa y de paso se ha negado a terminar tres posgrados solo por no hacer tesis (eso lo entiendo), mucho menos otro que creció muy cerca de mi casa, jamás lo vi ni abrir un libro pero veinte años después me lo tropecé al encender la Tv, resulta tenía un programa en canal nacional ,leía el tarot y hacia horóscopos, la verdad casi caí de la cama al ver al hombre dando consejos astrológicos si lo último que supe es que se había graduado como técnico superior en mecánica industrial, una de esas carreras que tienen miles de egresados, muy lejos de lo oculto, jamás consideraría raro al empresario exitosísimo que no puede vivir sin fumar marihuana contradiciendo todo lo que me enseñaron de pequeño, eso de los drogadictos no llegan a nada y vaya que me golpeó la realidad.
Lo verdaderamente raro que me topo a diario es descubrir cuanto le gusta a la gente ser feliz siendo infeliz, no hay manera alguna para hacerles ver que tan jodidos están, ellos lo negarán ya que ese modus vivendi ha sido el motor básico de toda su naturaleza. La gente así constituye el 99.99999999999% de los seres sobre la tierra y por tanto manejan todos los hilos de poder, estamos rodeados. Tengo la impresión de que son los seres más nocivos del planeta pues en vez de moderar su perversión la esconden tras la fachada de “gente normal”, se reconocen entre sí con solo mirarse, lo peor es que tienen una capacidad enorme para formar bloques de fuerza y por el medio que sea se avienen censurar a aquellos que son diferentes, quienes en muchos casos son los únicos que parecieran ser absolutamente felices sin importar mucho las formas que a fin de cuentas  son aburridas.
La felicidad de los infelices “normales” puede ir desde vivir un matrimonio ahogador, castrador y controlador donde hasta el conyugue le pega a su pareja cada vez que se equivoca, pagan sumas millonarias en terapias pues el matrimonio va primero (no importa la excusa) en vez de separarse y respirarse adulto por primera vez en su vida, las apariencias importan un montón así como la imagen que otros puedan tener de ellos, el marido que mantiene vidas múltiples, las mujeres que arrasan hasta con los cuñados sin importar mucho que el esposo se entere pero se hace el pendejo mal viviendo por siglos hasta que la mujer decide sacárselo de encima, así la lista es increíblemente larga hasta caer en una nueva categoría de infelicidad que parte desde el hecho de la crisis, cada día veo más gente convencida de que todo es una porquería, que vive en el primer círculo del infierno de Dante, que la economía no alcanza para nada pero tampoco hace mucho por salir del lugar común de estar sin dinero.
Puedo entender la depresión pues la he vivido incluidos episodios terribles de ansiedad producidos por una dependencia a los ansiolíticos de los cuales no fue fácil librarse por aquello del síndrome de abstinencia, a causa de pérdidas y pobreza crítica (que ahora sé) tuvo mucho de inducida. Lo que no puedo entender es cuál es la razón por la cual se niegan a otras posibilidades para escapar un poco de la miseria, andar sin dinero ya es causa de depresión, de eso no hay duda.
Cuando uno anda sin dinero (creo) la primera opción debe ser buscar alguna fuente alterna de ingresos para que la quincena sea más cómoda, veo a tanta gente valiosa lamentándose en las redes sociales en vez de usar ese tiempo de vida en ser más productivos con esa conexión de wifi, así sea buscando información, bajando libros, ubicando posibles nichos para desarrollar un nuevo proyecto, así este sea el de criar lombrices para comer, miren que aprender siempre será productivo, vender alguna cosa, buscar aunque sean horas de clase en un taller de reciclado que eso con buen trabajo de investigación se aprende , no importa la cantidad de dinero esa actividad extra traiga, lo que sea se agradece.
Es verdad que la situación es difícil, que salir de la casa parece un campo de guerra donde nadie sabe en realidad cual es el enemigo , si la ley, el vecino del asiento en el autobús, el peatón que espera en la misma esquina, la señorita que te apretuja en el terrorífico momento de la hora pico en el metro y hasta sobre la cama pues uno jamás sabe si hay alguna bala ociosa buscando un techo donde caer y hay bastantes posibilidades de que sea el de uno, total en este país se mueren cientos al día haciendo ver a la frontera mexicana un dechado de calma y orden.
En fin, sabemos que la cuestión de sobrevivir en Venezuela es un lio tremendo de todos los días pero esa tampoco es excusa para dejarse ganar por la desesperanza y mal ocupar nuestro limitado uso cerebral (dicen que solo el 10% se usa así que no importa cuán genio seas, eso es solo lo que usas y es poco comparado por el otro 90% ocioso) en el asunto político, no pido que no le pongan atención, se vale acojonarse, lo que no se vale es perder el tiempo gritándole a las paredes a ver si entienden tu bronca y luego entristecerse por que no te devuelven los gritos.
Esa gente me incomoda pero lo más interesante es que yo los incomodo a ellos pues todos saben mi posición política, por alguna razón que desconozco muchos  me acusan de ser militante de izquierda, les explico las razones pero ni aun así entienden tampoco que no me agrada la derecha, que pienso que los extremos políticos son un fraude, que en pleno siglo XXI seguir peleando entre ser un miserable ignorante que solo se ocupa de recitar millones de líneas de memoria, todo eso invariablemente hace menciones al pueblo, el estado, la sagrada visión de la patria, el glorioso ejército,  la sangre de los próceres, lo malo del fascismo sin hacer reflexiones en torno a las políticas estatales de todos los gobiernos de izquierda que al parecer solo son expertos en llorantinas eternas honrando a unos héroes tan pillos y malandros como el peor esbirro de la derecha pero amparados bajo el aura de desvalidos de la que han llenado toda su historia (asco),  sin olvidar su gran deber para con el partido a quien debes obedecer por sobre todas las cosas para que puedas considerarte un rebelde con todo y boina que además hace mucho énfasis en el colonialismo y los imperios, conozco a muchos que recitan parafraseadas inmensas con una dialéctica que se derrumba ante el primer análisis serio.
Ese mismo interlocutor se sorprende cuando le hablo de que la derecha no me atrae, sobre todo por la idiotez que me parece eso de rendirle pleitesía al estado, ser de una religión “correcta”, estar esperando por el general fulano, el coronel mengano, la pendejada mojigata de la que todos los de la derecha se ufanan y por lo general de lo vacía que es la mentalidad de los borregos sin importar el lado político en que limiten, creo firmemente en que en el momento que la gente se deslastre de esos conceptos arqueológicos que sobre política manejan ambos extremos de la balanza quizás seamos un poco menos pobres.
Los felices infelices los encontramos en todas partes, no solo en la política, no contentos con ser esclavos de cosas que no pueden manejar pero si sufrir , en la política los dos extremos se tocan, hoy día hay un desbalance en eso de los extremos políticos y es lo normal que en algún momento la oposición llegará a ser gobierno sobre todo con tanto chavista infeliz que por fin está desatando su incomodidad, sin embargo este personaje volverá a ser miserable en el próximo gobierno y al grito de “yo pensé que era otra cosa” será parte de los infelices felices por ser miserables.
Esa multitud no contenta con maltratarse anímicamente ocupando neuronas valiosísimas maldiciendo a tirios y troyanos por lo escasa de su comida también se atiene a matrimonios frustrantes con parejas abominables y a veces reales monstruos que se dejaron afear de manera espantosa luego de años de casados para amargarle la vida al pobre hombre que la acompaña, igual hacen muchos hombres con sus mujeres, hacen de la infidelidad una fiesta que se critica a viva voz pero se practica como religión sin hacer mucho caso de a quien lastiman, de hecho es tan así el asunto que hay gente que me mira raro cuando les digo que no me he casado jamás por que no puedo entender que dos personas que se amen tengan que firmar un papel que en algún momento dejará de ser una muestra de amor para convertirse en una piedra de molino atada al cuello.
Desde que caí en cuenta de ese detalle miro con más espanto a tanta gente que vive en esas cavernas de dolor que llaman “normalidad” y que en realidad es una cadena muy pesada que lleva demasiada gente hasta hacernos pensar a los que no estamos bajo ese yugo que somos seres excepcionales, no mortales comunes y silvestres que nos preocupamos por nuestra salud mental.
Ese mal aire que todos respiramos nos tiene podrido el cerebro, la gente infelizmente feliz debería pensar alguna vez cuanto mal se hacen a sí mismos y a los demás con tanto mala augurio suelto. Me espanta la facilidad con la que los felices infelices mienten para lograr su cometido, no importa que sea para salir con una (o uno) de 25 y tú tienes 45 mientras que tu esposa tiene 35, solo que estás aburrido y te toca una cana al aire, igual con las damas, he visto hasta matrimonios que se pasan a sus respectivas parejas extramaritales por la cara y siguen durmiendo juntos odiandose cada mañana , tanto que terminan viéndose como hermanitos, eso es tan feo como morir condenado a llevar garrote vil, en todos los casos es que prefieren el confort de una mala vida de costumbres que una buena vida de descubrimientos, de obligarse a buscar otras cosas, fabricarse desafíos a la medida, si los pasas con éxito aplaudes, si no pues comienzas de nuevo antes que los años terminen de matar tu iniciativa, eso deberían hacer todos los felices infelices.
Imagino que entre los militares, políticos, jueces y todo aquel que tenga alguna posición publica importante es esclavo de sus apariencias, por tanto un infeliz más que no conoce otra cosa que la infelicidad por obligación, llegando incluso a desconocer otro tipo de felicidad que no sea efímera ni enturbiada por la sombra de la infelicidad que jamás los abandona.
Está bien no ser conforme, andar molesto, hasta odiar un poco a quien te ha hecho daño de manera directa o indirecta, eso es parte de la naturaleza humana, al parecer ser un infeliz feliz que disfruta de su miseria, se pavonea con los amigos/as por su capacidad de engaño, vivir en una eterna historia de esconderse para “salirse con la suya” sin verse obligado a dejar el infierno, de empleos que odian porque “hay que trabajar y eso no se disfruta”, de hacerse los ciegos sobre muchas cosas importantes solo por no ver que estás equivocado al final lo que parece importarles es ser iguales a los demás , que nadie los censure y llevar la moral (múltiple) a donde quiera que vayan.
Los felices infelices no pertenecen a un bando político específico, los hay en muchas formas, colores, estratos sociales, estatus socioculturales y hasta con tópicos sexuales definidos, gracias a ellos el mundo es la porquería que es, las escuelas apestan. Curiosamente en el único sitio donde su poder es limitado es en las universidades donde siendo mayoría no tienen el calado profundo y absoluto por aquello de que allá los jóvenes viven a otro ritmo con excepción de los muy estúpidos que asumen a ciertos personajes como modelos a imitar, asunto que deja muy mal la inteligencia de esos muchachos.
Creo que la verdadera revolución debe llegar por el camino de la sinceridad, de mirarse al espejo y tomar decisiones duras pero necesarias, dejar de pensar con el estómago y comenzar a usar el cerebro para cosas productivas que van desde descubrir cómo hacer más dinero sin quebrantar ninguna ley , ser fiel a su pareja y si no se puede dejarla para poder andar desatado hasta que por agotamiento te amancebes con alguien a quien no te provoque abandonar luego de cometida la fechoría, dejar las mentiras así eso signifique perder, investigar en profundidad antes de opinar y comenzar a pensar seriamente en que la única verdad en la vida es que algún día nos vamos a morir, por cierto hasta eso es dudoso si pensamos en lo del espíritu, la energía, los universos paralelos, dios, los extraterrestres y pare usted de contar teorías que nos hablan de otra vida más allá de la miserable existencia humana. Ojalá la próxima gran epidemia sea   un caso grave y global de Anastomosis para que alguna vez podamos ser liberados de la gran logia universal de los felices infelices que nos gobiernan desde la “normalidad”.
 Tambien escrbì una novela  que pueden comprar DISPONIBLE EN AMAZON
José Ramón Briceño, 2017
@jbdiwancomeback
















R

















R

Publicar un comentario