lunes, septiembre 12, 2016

Izquierda y derecha, fósiles del pensamiento político



La política es un asunto en verdad incomodo cuando se desnuda de los ideales, esos mismos que quedan solo para los discursos pues en la praxis son poco útiles si no se tiene la suficiente flexibilidad al aplicarlos, para ser sincero, hace unos años intenté hacer vida política sin comprometerme con partido alguno, en ese breve periodo de mi vida conocí gente valiosa, otra no tanto, sin embargo en materia de aprendizaje fue un cursos superior de apreciación sobre el desciframiento del lenguaje político en todos los círculos del poder, la parte interesante era que siendo yo un fulano demás de cuarenta era el más joven en la mesa directiva de una asociación civil (opositora) donde estaban representados buena parte del conocimiento , había un ex juez de la corte suprema, un general retirado, un expresidente nacional de un partido político, un ex decano de una prestigiosa universidad nacional, un ex senador de la república por un partido opositor y hasta un ex dirigente de izquierda , de aquellos que tomaban vino con Neruda en París además de hacer intensa vida cultural pues de paso fue uno de los grandes dramaturgos venezolanos que defenestraron el gobierno al descubrir los primeros atisbos de lo que años después sería esta dictadura con careta de izquierda.

Para el momento en que participé de manera activa como opositor ya había tenido la oportunidad de ver como se manejan las cosas en el gobierno pues en dos ocasiones y gracias a gente que fue importante trabajé, una vez como fotógrafo y jefe de prensa no oficial de una fundación de la gobernación del estado en el que residía y la otra como alto gerente de una empresa de un ministerio, en ambas experiencias fui testigo de algunas aberraciones administrativas de lo más asquerosas. Mientras los jefes (a quienes conocía muy bien por ser amigos de trago y conversa) decían a los compañeros de trabajo, medios  de comunicación y público en general unas declaraciones inflamadas de patriotismo, revolución, honestidad, valores revolucionarios, discursos del che, loas al comandante y pare usted de contar cuanta patraña, puertas adentro hacían precisamente todo eso que decían criticar de los gobiernos mal tildados de derecha que los precedieron.

Ahora, casi un año del retiro total de actividades con la política me ha dado por pensar que la cosa más absurda del mundo es seguir pensando en izquierdas o derechas, la verdad no conozco a nadie de derechas, tengo unos pocos amigos que son de izquierda, en otros casos la mayoria de los que conozco le huyen a las etiquetas politicas, pero al fin y al cabo, más allá de las posiciones teóricas que chocan de frente con esta realidad global que no cree en patrañas de teologías políticas que se asumen como panaceas inservibles. Las necesidades de todos son las mismas, comida, salud, educación, evolución social, libertades individuales y un estado que garantice que todos puedan tener acceso a esto.

Sin embargo el estado debe ser solo un garante de que las posibilidades de alcanzar el avance nacional no deben ser más que fiscalizadores, dejando claro algunas estructuras para que los menos favorecidos puedan acceder de una u otra manera a eso. Según la experiencia que he tenido gracias a mis múltiples empleos donde igual he trabajado en caras universidades privadas como dando clases en los barrios más peligrosos y pobres de mi ciudad, no hay nada tan pernicioso como eliminar por asuntos populistas las normales remuneraciones que devienen del esfuerzo intelectual que en el caso de los pobres también incluyen muchos sacrificios para lograr metas y con ellas también influyen directamente en la sana competencia que al final redunda en el avance nacional.

Quizás hace cien años era válido pertenecer a alguno de los espectros de izquierdas o derechas cuando eran pecados muchas cosas que hoy son de lo más normales, al final una vez en el poder todos son los mismos monstruos pero con discursos diferentes, solo los fanáticos y quienes aspiran alguna migaja del festín del poder siguen a pies juntillas o fingen creer para estar a tono con sus aspiraciones, de resto nadie tiene seguridad de nada, igual la cárcel, la tortura, las desapariciones, los fusilamientos, el hambre, la persecución y hasta la supresión de las posibilidades de asenso son cosas que suceden en ambos lados del espectro político, lo que cambian un poco son los métodos.

Cuando nos sinceremos y seamos fieles a las leyes que existen precisamente para que (cosas de la pérfida naturaleza humana)  no nos hagamos daño unos a otros de cualquier manera posible, los gobiernos entiendan que existen diversidades no solo de pensamiento, también de estilo de vida, que nadie tiene la verdad absoluta de nada, que la política no es para hacerse millonario, que el estudio no es un esfuerzo inútil, que el estado debe garantizar una economía estable donde el que menos tiene pueda comer completo gracias a su trabajo y quien más estudia más gana y por tanto tiene acceso a más cosas o privilegios según se pueda ver, que la derecha y la izquierda se dan la mano por la espalda, hasta ese momento nunca Venezuela va a dejar de ser esta república bananera que en vez de plátanos vende petróleo y donde las cosas más simples son de una complicación difícil de entender para el mundo.
José Ramón Briceño, 2016
@jbdiwancomeback



miércoles, septiembre 07, 2016

Si conociera un buen productor de televisión


Desde que me ha dado por escribir he aprendido a escuchar lo que pasa a mí alrededor, eso me ha asombrado mucho, de hecho, hay tanta variedad en lo que llamamos “realidad” acá en Venezuela que da para cientos de “ficciones” que si se presentan como sacados de la cotidianidad criolla nadie creería así que mejor lo contamos como ficción y todos felices, los necios que niegan cualquier posibilidad fuera de su mínimo campo vegetativo que dan en llamar “vida”  pueden seguir siendo los mismos necios sin que su mundo se sacuda y los que saben que esas posibilidades son ciertas pues también felices ya que se ven retratados allí, si tan solo me tropezara un buen productor de televisión de seguro haría millones (o cuando menos unos cuantos miles) de euros solo por escuchar las locuras que suceden acá y transcribirlas, ese debe ser un excelente trabajo que requeriría solo algo de dinero, unos guardaespaldas que de manera disimulada se mezclen entre los pasajeros  ya que eso de los robos es una constante y el oído atento , además mucha conversa con gente seria y divertida, mucho más atractivo que las aulas de clase.

Por ejemplo, hoy abordé un autobús para encontrarme con unos amigos que por fortuna me invitaron a almorzar, en esta crisis una comida es un regalo de los dioses, sobre todo cuando la quincena está lejos, una vez que subo , así como sin querer, hago una mirada a los pasajeros para constatar que no hay ningún sospechoso de cometer un asalto (en caso de que lo hubiere la cosa más sensata es bajarse y tomar otro), en contra de mi costumbre comparto asiento con un niño de aproximadamente diez años, en el asiento de al lado iba su madre con otro niño más pequeño, justo al terminarme de sentar se sube un tipo a cantar un rap no sin antes obligar a la gente a que le responda las buenas tardes. Déjenme hacer un aparte, son la una de la tarde a 36 grados centígrados en pleno centro de la ciudad , nadie por muy educado que sea va a gritar las buenas tardes así de gratis, sin embargo ante la insistencia del fulano el público le corea un “buenas tardes” con desgana pero con más voces.

El fulano se lanza a cantar una canción, el acompañamiento lo hace una corneta que lleva colgando del cinto y que reproduce una pista de música electrónica, el joven por fin termina de cantar para pasar a ofrecer unos collares en “lo que salga de su corazón” que por lo general debe ser cuando menos 200 bolívares que si bien en dólares no es nada si corresponden a cuatro pasajes más solo por una cosa que ni interesa, como si no fuese poco también pide que le apoyen si no pueden o quieren comprar el collar con alguna moneda o billete, ahí si no se pone exquisito pero la sensatez de los pasajeros hace que todos saquen el billete de más baja denominación que tengan encima y se lo regalen, ya se sabe de casos donde el que pide la colaboración no recibe nada y tres cuadras más abajo suben ladrones y reclaman a los que no contribuyeron pero pistola en mano pues toca ayudar a la gente en este país.

En el próximo semáforo y mientras el cantante va vendiendo collares y recibiendo limosnas se sube otro pero esta vez de más edad, el vende marcadores pues tiene una hija con leucemia y no tiene para costear el tratamiento, la verdad ya para ese instante me desentendí del vendedor pues justo al frente de mi asiento llega un hombre mayor y saluda a otro que está sentado, mientras los señores se saludaban me di cuenta que el autobús había hecho parada justo frente a un gran supermercado pero el señor que estaba de pie solo tenía una bolsa con un par de kilos de detergente en polvo (para efectos del relato digamos que el señor sentado se llama Juan y el que va parado es Pedro)Juan le dice a Pedro , ¿Qué haces tú con tanto jabón?, a lo que este le contesta , imagino que diluirlo y beberlo para limpiar el estómago pues estoy desde las cuatro en la cola para comprar algo de comer y cuando por fin llego solo había jabón en polvo, la vieja se va a poner feliz pero ya estoy harto de solo comer ahuyama cocida en sopa de sobre pues la pensión no da para más.

Pedro pregunta ¿y tú carro? ¿Qué haces en un autobús?, Juan le dice que el carro se le dañó algo del motor y que precisamente viene de hacer la ronda por las tiendas de repuestos y donde más barato lo encontró fue en 19 mil bolívares (que corresponden a poco más de una quincena promedio) y que está difícil recuperarse de ese golpe pues él, que vive de lo que le produce su carro como taxi no tiene otra manera de producir ese dinero y eso que aún no sabe cuánto le va a costar la mano de obra del mecánico del barrio, en ese punto su conversación devino en preguntas sobre sus familiares que no tenían nada de especial.

Tal como dije más arriba, a mi lado iba un niño y al otro lado del pasillo pero también a mi lado iba su madre con otro niño, al bajarse los vendedores se hizo un relativo silencio en la unidad y lo que oí a continuación me heló la sangre, el niño más pequeño que estaba sentado con la señora le preguntaba con su media lengua de primera infancia a su madre ¿mamá al país donde vamos a vivir podemos comer galletas? Y la madre, muy azorada le dijo que sí, imagino que para evitar que el niño en su inocencia la dejase en evidencia pues la ruta que llevábamos iba hacia una de las zonas más peligrosas de la ciudad, muy alta la posibilidad de un secuestro o algo peor si algún malviviente se entera de que esa familia tiene planes de exilio, en Venezuela nadie sabe cuándo el diablo anda cerca .

Eso me dejó pensando mucho, aún faltaba la cosa más espeluznante del día, llegue adónde iba, es la casa de un amigo médico especialista de un gran hospital y su esposaquien ya nos tenía almuerzo preparado, la conversa de sobremesa iba dirigida a convencer a la señora de no emigrar pues él como médico iba a bajar de peldaño laboral con un paso semejante y sin ahorros la cosa se les iba a poner dura ya que a los 40 eso de inventar, para muchos es complicado.

Los relatos de lo que mi amigo vive en el hospital son siempre dignos de HP Lovecraft pero en este caso los monstruos no son del inframundo si no de la periferia de aquella ciudad, el primer relato de horror fue cuando me contó como peleó con un anestesista que se negaba a sedar a un niño de un año quien llegó con una sospechosa fractura en las piernas , la discusión fue por algún protocolo que al final mi amigo omitió y atendió al bebé dejando lo demás en manos de la policía que ya verá que hace con los padres.

Cuando terminó de contar eso, al ver mi cara de sorprendido pues en mis esquemas mentales lastimar a un bebé es algo de crueldad inusitada me dice que ese no es ni de cerca el peor caso, hace unos días le llegó un intento de suicidio pero la cosa sorprendente es que era de un niño de nueve años quien aseguró, mientras lo atendían que lo volvería a hacer apenas pudiese ya que se quería morir, todo el personal entendió cuando la madre del niño, una mujer de mala estampa se apareció solo para golpear y gritar al infante, se fue para no volver y dejo a una más joven que dijo ser su tía , quien en compensación le quitaba la comida al niño, por último y luego de varias denuncias se apareció una abuela paterna que se llevó al infante quien sabe para dónde .

Para cerrar la tarde de cuentos espantosos, me contó de una niña de 12 años pero con tamaño de mujer a quien encontraron deambulando por la calle, la policía la lleva, hubo averiguaciones , se encontró a la familia pero al preguntarle a la madre esta dijo que la noche anterior la había echado a la calle pues la muchacha era muy “callejera” , mientras eso sucede un forense habla con la niña para preguntarle si había tenido sexo a lo que contestó, que si pero que solo con sus novios , asegurando que tenía o había tenido ocho. Tengo una hija de esa edad y minimome da un infarto aunque en realidad los presos deberían ser sus padres por no educarla como es debido, la sexualidad no es un crimen, pero todo tiene su tiempo, además nosotros los padres tenemos la obligación de educar desde temprano para que esos lapsos se cumplan, no es posible que tengamos más niños haciendo niños sin que nadie pueda hacer nada, eso forma parte de la ruina de cualquier país ya que el futuro que les espera tanto a los padres como a esos niños sin padres solo será un peso muerto para el estado, nadie puede ser buen padre siendo tan joven en este mundo tan competitivo
Luego nos tomamos un café y volví a casa a darle de comer al gato y a seguir pensando que todos mis planes se harán posibles pero igual les comparto, ¿se imaginan que yo conociera un buen productor de televisión?
José Ramón Briceño, 2016

@jbdiwancomeback


sábado, septiembre 03, 2016

La política del siglo XXI



Me sorprende es que a estas alturas del milenio, luego de 17 años de pelea no hayamos avanzado un milímetro en cuanto a educación política, al parecer son muy pocos los que piensan sensatamente y los únicos que claman sangre (por la oposición) lo hacen bien desde sus casas en Miami o cualquier otra parte del mundo o desde el teclado bien escondidos en sus guaridas. 
 
Creo que como opositores deberíamos manejar algunas cosas básicas, en primer caso la ideología, yo creo que ya basta de acusar a la MUD de ser cómplices del gobierno, también tenemos que hacer aportes ideológicos claros, de otra le seguimos haciendo el juego al estado que basa parte de su fuerza política en eso de que  si, en realidad no sirven para mucho pero es que la oposición tampoco muestra nada. Cuando se escoge la vía legal buscando que los individuos que estando en el poder quienes están acostumbrados a desdeñar leyes toca estar muy claro en todos los puntos que toca abordar, si bien es cierto que los partidos tradicionales no son más que restos de un partido comunista que nació hace casi cien años y que se desintegró hasta minimizarse siendo siempre una figura retórica llena de los perdedores de siempre pues ni siquiera con este gobierno han ganado espacio(los del PCV), muy al contrario.

Volviendo al tema, hay nuevas fuerzas políticas que quizás tengan un manual ideológico (que jamás he visto) pero deben hacerlo público, abrogando esfuerzos para que la gente sepa por donde va el asunto de las libertades. A estas alturas del milenio seguir peleando por estar a la derecha o a la izquierda me parece una pérdida de tiempo, ya los grandes tabúes han caído, hay matrimonios gay, la marihuana es legal en muchas partes del mundo, un Papa Argentino, un presidente negro en un país racista, en fin, el mundo va cambiando mientras acá la cosa política sigue estando estancada en el siglo XX con mentes del siglo XIX.

Eso de seguir insultándose entre sí (aunque sea complicado no decirles imbéciles al gobierno) no tiene sentido alguno, pongamos por ejemplo la marcha del primero de septiembre, he leído muchas críticas pero nadie ha dicho que las portadas de todos los grandes medios de comunicación del mundo se ocuparon del evento donde por cierto el gobierno pisó el peine de la manera más bochornosa posible, expulsando a toda la prensa internacional, prohibiendo vuelos, entorpeciendo todos los esfuerzos para que la gente llegase a la marcha, poniendo presos a los opositores, sacando sus colectivos a hacer desmanes en muchas ciudades del interior de la republica olvidando por un segundo que ya no dependemos de los medios para informarnos, las redes sociales hicieron su parte, los medios que no pudieron llegar se valieron de la tecnología para hacer cobertura, dejando a los muy sesudos represores desnudos en su naturaleza de miedosos con poder, quitándoles la careta democrática (si es que quedaba algún rastro de eso en el mundo) , mirándolo desde ese ángulo fue todo un éxito la marcha, propaganda y presión gratis para el revocatorio mientras ellos no solo quedaron como los malos de la película, también engañaron a su gente pues prometieron una gran venta de comestibles y línea blanca que jamás sucedió, perdiendo más entre los pocos que los siguen, además la mayoría de los asistentes fueron obligados por sus jefes. Imagino que todo ese fue el cálculo político de los que propusieron e impulsaron la marcha, los objetivos fueron cumplidos.

Una vez pregunté a un joven dirigente nacional de uno de esos partidos emergentes sobre la razón de que no existiese un corpus teorico de su ideología y me contestó que eso era muy complicado pues las reuniones entre la militancia no habían arojado resultados en ese sentido, sorprendido le contesté que eso era una excusa vacia pues lo que tenían era que solicitar ayuda a varias mentes claras que redactasen un documento con los lineamientos y la militancia solo las acataría o las rechazaría, era el procedimiento menos engorroso y más efectivo, además el tiempo apremia, él joven me miró asustado y con cualquier excusa se retiró. Ese evento me dio la clave, todos están concentrados en salir del gobierno pero hemos fracasado no solo por no tener ideologías claras, es que tampoco le importa mucho a nadie ese asunto pues necesariamente les haría tener que hacer tarea de investigación y siempre es más fácil ser un sabio de la Wikipedia en vez de leer libros, recolectar experiencias para poder presentar cosas si no novedosas cuando menos no tan manidas como lo han hecho hasta ahora, de esa manera ganarían mucho, solo con ponerse al día con los adelantos en materia de derechos individuales como parte de los programas de gobierno ya obtendrían una ganancia grande entre los votantes pero se niegan y aun sin querer no hacen más que emular a lo que odian.

Mientras tanto seguiremos dependiendo de las redes para estar informados, soñando con una explosión social que no sucederá , un mejor futuro pues mientras los partidos siguan fosilizados en pretérito y no enfocados en el futuro seguiremos anclados a esta miseria que nos cuesta la vida.
José Ramón Briceño, 2016
@jbdiwancomeback


martes, agosto 30, 2016

Camino al primero de septiembre



Vivir en Venezuela con sueldo de maestro debilita la psique de cualquiera, peor aun cuando eres maestro dependiente de alguna gobernación pues son los peores sueldos de todo el país , para quienes no saben la tragedia de los profesores de liceos y escuelas dependientes de las gobernaciones puedo decirles que aún no nos han hecho ninguno de los aumentos decretados por el gobernó nacional en este año (y van tres) por tanto, a pesar de ser tan licenciados como cualquiera ganamos menos que el más humilde de los obreros. Como es normal en algún momento mis emociones ganaron la pelea y terminé deprimido, clínicamente diagnosticado y hasta medicado, cosa que he intentado evitar probando terapias alternativas sin embargo esto de comer si acaso un par de veces al día para estirar la despensa no es cosa fácil para mantener el equilibrio emocional de nadie.
 
Había prometido evitar los temas políticos para buscar la paz mental ya que entre otras cosas tengo proyectos que necesitan cierta frialdad para ser logrados, sobre todo si contamos con esta burocracia gubernamental que más que ayudar, entorpece todos los tramites a fin de evitar de todas formas que logres tu cometido a menos claro que cuentes con una buena cantidad de dinero que sumado a algún buen contacto dentro de los espacios adecuados lograrías acelerar  ese proceso hasta la velocidad luz, pero no es mi caso.
En un par de días hay anunciada una marcha o toma de la capital, todos los estados han confirmado asistencia, según las redes sociales hasta las barriadas más pobres de la capital están sumándose a la convocatoria, personalmente no pensaba ir pues creo que soy muy viejo para andar en esos trotes de carreras, bombas lacrimógenas y guardias nacionales en el mejor de los casos, en el peor no creo que exista una edad en la que la cárcel pueda ser buena para nadie. Pero esta mañana he decidido ir a pesar de todo ¿las razones? En verdad son muchas y tengo la esperanza que todos salgan así el terrorífico aparato represivo del estado no podrá hacer mucho, más allá de las bravuconadas de costumbre y alguna que otra pelea , debo admitir que sería muy liberador patear algunos traseros “revolucionarios” por el gusto de liberar parte de la bronca.

Aunque sé que al final la idea del progreso es algo muy personal, que en Suiza a pesar de ser un país de potentados (comparado con Venezuela)  deben existir inconformes que crean merecer más de lo que tienen, acá no tenemos nada, el mejor sueldo al que puedes acceder es si acaso de ochenta dólares mensuales y eso no alcanza para nada en ninguna parte del mundo, si ganas sueldo básico , sumando los beneficios no llegas a los 40$ mensuales y si por casualidad trabajas para alguna dependencia estatal donde no han sido actualizados los beneficios no pasas de los 14$ mensuales lo que constituye más que un sueldo una limosna groseramente poca pues es la única que recibirás en el mes, cuando menos los mendigos tienen la posibilidad de pedir a mucha gente e ir sumando de a poco.

En ese panorama desolador de los sueldos te encuentras con otro no menos desolador como es el de pagar comida , ropa y servicios, simplemente no se puede con todo, en muchos casos la gente ha optado por bajar la frecuencia de las comidas de las tres naturales a dos o una según el rango de pobreza, si hablamos de los estratos más pobres ellos a veces ninguna en varios días, para constatar tal tragedia solo resta ir a algún mercado al aire libre y ver como muchos van revisando la basura para salvar las verduras no muy podridas que constituirán su comida del día. He visto gente apostada a las puertas de las carnicerías para pedir los huesos o el pellejo sobrante a fin de hacer algo de comer, la situación es trágica, ya hay muchos reportes de muertos por desnutrición en varias partes del país, cosa inaudita hasta hace unos años.

En el caso de las medicinas es peor aún, los enfermos crónicos que no tienen familiares en el extranjero ni pueden encontrar sus medicinas han recurrido a la “medicina naturista” , en la mayoría de los casos fallecen por una dolencia que con la medicación adecuada les hubiese alargado la vida, por supuesto el mal comer, la depresión, el miedo (que todos tenemos) pues los disparos son parte del sonido ambiental gracias al alza desmedida del hampa que se ha multiplicado, en algunos casos gracias a las asociaciones con los organismos del estado, en otros como respuesta a una economía donde trabajar no es sinónimo de satisfacer necesidades perentorias y las calles son un atajo válido para encontrar los fondos con los cuales mantener a una familia pero más allá de cualquier justificación el asunto es que hay más muertos al mes que en la franje de gaza , si le sumamos esto último a alguna enfermedad crónica no es raro que los pacientes mueran, tampoco es raro que la hasta hace unos años casi inexistente tasa de suicidios se haya disparado. 

Las historias de la miseria venezolana se multiplican, son muchas como para irlas contando en tan poco espacio, más allá de simpatías políticas sobre con cual partido opositor debemos estar para lograr el fin, creo que el fin es lograr que de alguna manera la gentuza que gobierna tanto en público como tras bastidores debe irse, organizar redes de resistencia, hacer presencia masiva para que el presidente y sus acólitos sepan que ya no es un asunto contrarrevolucionario, ni intromisión imperial, mucho menos una conspiración internacional, la verdad es que el país entero está jodido mientras el estado no da pie con bola en ninguna de las medidas que toman para intentar salvar lo salvable.

Por eso le pido a todos mis lectores que por favor promuevan este texto, todos los que vivimos acá tenemos parte en las culpas, los dejamos quedarse, engordar y hacerse con todo el poder sin que nadie pudiera hacerles frente, ahora al parecer eso va a cambiar, no sé si esta concentración cambiará algo pero el miedo que traslucen las declaraciones de todos los jerarcas del régimen indican que si tendrá repercusiones, somos millones, ellos apenas unos cientos, si por casualidad no puede asistir cuando menos no abra el negocio y párese frente a su calle, que todos sepan que usted no comparte la miseria como forma de vida y que desde ahora el reloj va contando los segundos antes de comenzar a rodar hacia el punto que nos merecemos como país, la calma de que quien trabaja, estudia, se esfuerza y no hace mal a nadie se verá correspondido en la medida de sus posibilidades sin sacrificar comidas ni nada de lo esencial , volvamos a ser el país que tuvimos y no supimos valorar en su justa medida.
José Ramón Briceño 2016
@jbdiwancomeback