lunes, agosto 15, 2016

Surfear la ola



Siempre he sido un hombre que gusta de trago y conversa, por supuesto también de fiestas cuando era joven, eso me dejó una larga lista de amigos y conocidos a quienes en verdad veo poco pues ser adulto no deja mucho espacio ni fondos para disponer en entretenimientos como antes, sin embargo casi a diario me encuentro algún amigo o conocido (de ambos sexos) con quienes la conversa invariablemente deriva hacia el estado desastroso de la economía, los posibles planes de emigración o cualquier otro tópico relacionado hasta desembocar en la imposibilidad de muchos para dormir, en la desazón que los mantiene en vilo y hasta de las drogas (legales y no tanto)  o alcohol que necesitan a diario para poder dormir unas cuantas horas cada noche.
 
De esos, muchos se ven demacrados, el insomnio deja huellas difíciles de esconder, la mayoría ha perdido cantidades inusitadas de peso y hasta la alegría que los caracterizaba se les va apagando de a poco, excepto claro cuando están entre tragos, bajo efectos de algún ansiolítico o del prohibido porro de marihuana que ya es común en este país así lo nieguen por aquella extraña moral del venezolano. Sin ser psiquiatra ni psicólogo pero por haber sufrido de depresión por muchos años (cosa que a pesar de la situación voy superando afortunadamente) puedo ver los síntomas que he sufrido en carne propia en toda esa gente con la que converso cada vez que salgo de casa.
En fin, una de las cosas que todos esos amigos o conocidos tienen en común es la desesperanza y la impotencia de no encontrar la salida, unos cuantos piensan en emigrar como una solución mágica pero no tener  los fondos o la preparación para emprender tal aventura los tiene en ascuas constantes lo que no ayuda para nada, algunos están cegados por la tristeza de la pobreza y han perdido hasta el estímulo de mirar más allá de la quincena para buscar algunas opciones que puedan enriquecer el ingreso  cosa que ayuda menos a superar el mal momento.

Al parecer los únicos felices son precisamente los que odiamos pues han encontrado en la rapiña, el mal vivir, la especulación y cualquier actividad de poca estima  social los ingresos que de otra manera no tuviesen ni en sueños, sin embargo a pesar de todo lo censurable que puede ser su accionar (en eso no cuento a los que usan puñales, balas, placas ni carnets para sus fechorías) toca admirar la capacidad de adaptación de esa gente que en verdad encuentra en el hambre de unos la forma de adecuarse y ganar más que un profesor universitario, un médico o cualquier otro profesional asalariado o no.

La pregunta entonces está en  ¿qué hacer para sobrevivir a estos tiempos sin que el suicidio pueda comenzar a parecer un buen plan de retiro temprano para evitar mal vivir en este país?. 

Lo primero es atender la depresión, eso es básico, para eso puede valerse de cualquier recurso, desde la religión hasta el psiquiatra, pasando por terapias alternativas.  En mi caso particular y a pesar de mi natural escepticismo por cualquier cosa que no sea científicamente comprobada, avalada por laboratorios farmacéuticos ni facultativos calificados puedo recomendar la magnetoterapia, que en verdad me ha ayudado más que el psiquiatra y me ha quitado el incómodo trance de andar pescando medicación ( si van por Maracay les recomiendo ampliamente esa opción y les dejo los números de contacto por si se atreven 04269825760/ 04167137722 ) pero no es la única opción, hay muchas más, el asunto es investigar cual se adapte a su bolsillo o creencias, la cuestión  es comenzar a poner coto a la tristeza antes de que ella acabe totalmente con sus ganas de vivir, así no le sirve ni a usted ni a su familia.

En segundo lugar, aunque no menos importante es comenzar a buscar opciones económicas para lograr surfear este tsunami que nos está atropellando, alguna habrá y la que le funcione pues esa será la que lo ayude a tener la cabeza fuera del agua, no ahogándonos como hacemos muchos en estos tiempos difíciles. Por otro lado, aunque no soy mojigato y puedo asumir sin problemas que me gusta el trago, un porro alguna vez en la vida no mata a nadie y que alguna vez recurro a los ansiolíticos para superar algún mal día, estoy claro en que en ningún caso son soluciones, más bien se vuelven lo contrario con el pasar del tiempo pues al hacerse vicio generan más estrés del que ya llevas, sumando no solo la angustia de vivir, también la del síndrome de abstinencia y ese es feo, además, ninguna substancia que lo incapacite intelectualmente puede ser buena más que de a ratos y aunque se necesita algo de disciplina pues no es imposible poner distancia.
Al final lo importante es sobrevivir, si tiene capacidad para organizar una guerrilla vaya de frente y tumbe al gobierno, en otro caso, haga resistencia pero no siga desgastando su psique en una pelea sin sentido, en principio ocúpese y no se preocupe, que si aparece alguna cosa que pueda contra el gobierno usted está a la orden, mientras toca sobrevivir de la manera que sea y eso comienza por tener si no paz espiritual cuando menos si calma para tomar decisiones correctas.

 El asunto es no morir de mengua, más bien vivir mejor, si se puede ir, acomode todos los papeles , no pelee con la burocracia , hágale el juego completo, piense que ese funcionario necio se quedará con su suelducho miserable mientras usted vuelve a ser gente en otra parte donde el sueldo le dé para comer y el futuro no esté tan negro, eso sí, una vez en el avión que se lo lleve , queme todos las naves pues la supervivencia en otro país no es un lecho de rosas. Si no hay posibilidad de planes, organice con su familia o amigos algún negocio que le de ingresos extras, si tiene algún talento que pueda ser mercadeable desde acá y cobrar en dólares búsquele la vuelta que si se puede, si no pues mire a su alrededor y ubique algún servicio a actividad que pueda hacer para redondear la quincena e impulse a todos los habitantes de su casa a avocarse a la empresa.

Como reflexión final, intente surfear la ola, evite que se lo lleve por delante, lo que tenga que ser será pero si usted ayuda un poco también le da un impulso a ese destino que el universo le guarda, sé por experiencia que el primer paso para que los sueños se cumplan es desearlos con verdaderas ganas, sin miedo al cambio (por lo menos no mucho) que misteriosamente siempre todo termina de la mejor manera.
José Ramón Briceño, 2016
@jbdiwancomeback





sábado, agosto 06, 2016

Crónica para un proyecto complicado



Algunos de mis lectores se extrañaran por que la frecuencia con la actualizo este blog es cada día menor, he pasado de escribir todos los días, a hacerlo interdiario, sin embargo desde ahora  solo lo haré una vez por semana, así eso implique bajar mi reputación digital. A pesar de que Venezuela está realmente loca, la situación económica que sumada a las carencias de todo tipo con las que el ciudadano común debe pelear cada día hacen insoportable el vivir por acá, hambre, paranoia, terror y depresión en sus distintos niveles son cosa de todos los días. No importa cuánto quiera uno hacerse el loco, en todas partes los relatos de angustia te persiguen como una mala sombra que a pesar del calor siempre termina causándome un escalofrió que no puede significar otra cosa que la respuesta física al profundo pesar que se siente ante la impotencia de no poder hacer un poco más no solo por la situación personal, también por ayudar a quienes están a tu alrededor.

La razón de mi distanciamiento progresivo tiene más que ver con el hartazgo que con otra cosa, ciertamente el escribir en el blog me ha dado bastantes alegrías, gente que he conocido, empleos a destajo y hasta una columna en un diario extranjero tuve una vez, cosa que sin haber dado dividendos económicos ciertamente es un asunto para agradecer, sobre todo por los amigos nuevos e inteligentes con los que he tenido la suerte de tropezarme gracias a esta manía escritural. 

Pero llega el momento en que, haciendo revisión de los textos que he escrito durante los últimos tres años (unos buenos y otros no tanto por cierto) me he dado cuenta que nada ha cambiado, todo sigue igual o peor según se vea, al parecer he tropezado al igual que muchos contra la pared de la idiotez revolucionaria pues a pesar de todas las  denuncias y quejas nada pasa, nadie hace caso, la oposición sigue su camino de gallina descabezada y el gobierno con su cruzada que dejó de ser ideológica para transformarse en una de maldad manifiesta hasta niveles complicados de creer, sobre los que no voy a teorizar, el mal existe por naturaleza humana , darle explicación lógica es una manera de justificarla y me niego rotundamente a  justificar las malas acciones de nadie. El efecto placebo también tiene fecha de vencimiento.

No voy a dejar de escribir sobre las cosas que me molestan, sin embargo iré distanciando mis textos pues voy a utilizar toda mi energía en reunir los fondos para irme con mi familia a otra tierra, cuando ganas y vives como profesor de liceo nada más pensar en la cantidad de dinero necesaria para escapar de tanta miseria es ya de por si un esfuerzo titánico , voy a aprovechar estas líneas para solicitar consejo de mis amigos de ultramar, hay mucha gente e instituciones valiosas siguiéndome en todas mis redes a las cuales voy a dirigir mi petición.
En primer lugar toca pedir consejo para saber qué puedo hacer desde acá a fin de lograr trabajos a destajo que me permitan levantar fondos en divisa pues tengo una cuenta virtual Payoneer donde recibo los fondos generados por la venta de un par de libros que tengo publicados en Amazon ( Manualde fotografìa digital y mi novela En Busca de un mundo perfecto la novela muy entretenida y el manual bastante didactico pues es el contenido integro de mis clasestanto a nivel universitario como as nivel bàsico, ademàs escrito en un lenguaje bastante simple y a precios muy econòmicos), todos los fondos generados van a esa cuenta que  permite también hacer algún que otro trabajo y cobrarlo por ahí, en segundo lugar y aprovechando que a partir de esta semana comienza a transmitir unas clases que di para una red social llamada Blipoint.com  donde el único contra es que para acceder a esas clases toca comprar una afiliación Premium, si no quieren acceder a esa cuenta primium o si les quedan dudas a los lectores pues compren el manual.

Como soy también un artista visual con algunos premios nacionales, regionales y participación en salones internacionales (Premio Bienal Nacional de fotografia en Venezuela 2006 y pqarticioante de la ultima ediciòn de ese certamen en el 2015, feria mundial de arte 2002, Ibiza, España y Bienal latinoamericana de fotografía de la fundación “Héctor García” Mexico D.F 2015) también tengo a la venta mi archivo fotográfico que por razones de costos vendo por email listo para impresión el cual podrán ver si me escriben a mi correo jbdiwan@gmail.com (donde también puedo recibir las orientaciones que tengan a bien aportar)  . Todo con el fin de reunir los fondos necesarios para pasaje y algunos días de alimentación al nuevo destino que ya tenemos trazado, donde también me han ofrecido empleo, la fecha aproximado para esa aventura es el mes de noviembre cuando por razones burocráticas debo tener ya mis documentos apostillados para poder demostrar en otro país que tengo un título universitario valido para trabajar en mi área profesional que es la docencia .

Si hay alguno que me aporte proyectos inmediatos y factibles para lograr este cometido serán bienvenidas todas las ideas,  quienes estén interesados en leer mis ficciones o aprender fotografía pueden comprar mis textos en Amazon cuyo precio no es muy alto pero si se logra volumen también se logran fondos, si quieren tener una fotografía hermosa en su casa u oficina o simplemente un recuerdo del país que dejaron (más no el de la política y la miseria) escríbanme por email que los precios son buenos también, en fin, cualquier apoyo será bien recibido. por ultimo, si solo quieren hacer un aporte tazmbien escribanme a mi email jbdiwan@gmail.com que por ahì les mandarè los datros de la cuenta virtual, aunque debo admitir que esto de pedir ayuda no se me da muy bien por un asunto de orgullo pues en vista de la situaciòn es complicado no tener que tragarse eso, la unica compensaciòn es que escribirè un relato integro de la aventura

La esquina bajará de intensidad aunque mi pensamiento seguirá en función de apoyar el avance nacional, digamos que ando en una pausa solamente para impulsar el proyecto más importante pues significa no solo la supervivencia, también el futuro de mi familia, muy agradecido de antemano con todos, si no están en condiciones de ayudar también se vale que difundan este post, un abrazo virtual desde mi esquina y reiterado mi agradecimiento a quienes me han acompañado todos estos años.
Josè Ramòn Briceño 2016
@jbdiwancomeback 
 

domingo, julio 24, 2016

Antes de emigrar

Como a muchos , me ha entrado el virus de la emigración, aunque a decir verdad tengo un rato haciendo los trámites necesarios, buscando opciones, sopesando posibilidades y hasta haciendo promesas a los santos para que el plan tenga éxito y  el año que viene esta esquina se ocupe solo de contar cosas agradables, tomar distancia de este caos y retomar la vida desde la invisibilidad de ser extranjero pues me parece de muy mal gusto andar de huésped criticando a quienes en un momento tan duro de mi vida me han dado cobijo , trabajo y nueva vida.

Una vez ya lo intenté, sin éxito, las razones fueron varias, desde la de dejar acá una mujer de la que estaba muy enamorado, no haber resuelto los pasos legales para con mis documentos académicos hasta el no haber estado interesado realmente en vivir allá adonde estuve por razones que no van al caso, hoy día me arrepiento de haber reaccionado de manera irracional y no haber aprovechado más esa oportunidad. Entre las cosas que aprendí en ese viaje fue en primer lugar la humildad.

Es complicado creerse la gran cosa trabajando de mesonero a tiempo extendido sin paga honorable por ser ilegal, aceptar de buena gana las necedades de muchos clientes, hacerme de enemigos entre los otros empleados por buscar que las cosas se realizasen con cierta garantía de productividad. La otra es que cuando emigras debes quemar tus naves y tumbar los puentes, no dejar ningún cabo suelto en tu tierra natal y si no queda de otra que dejarlo pues quizás no te puedes llevar a tus hijos, tus padres o tu pareja pues grabarte que debes trabajar el triple para llevártelos pero en ningún caso volver atrás, la nostalgia juega trampas que la lógica ignora y esas son las que nos hacen involucionar.

Si por casualidad te encuentras en el trance inicial de vivir arrimado mientras te acomodas con aquello del trabajo y los fondos, cállate y aguanta que eso no será eterno, mira que la gente siempre piensa distinto y lo que asumes como natural para ti, no necesariamente lo es para los demás, quizás te toca con madre o hermanos, en ese caso igual aplica que ya tendrás tiempo de vivir solo para tener tu espacio, mientras pues agradece con tu comportamiento el beneficio que te es otorgado , piensa que existen muchos que no tienen esa oportunidad y cuando comienzas de cero las puertas siempre deben estar abiertas pues hoy estamos bien, mañana no sabemos, además en otro país no habrá familia ni amigos (que en muchos casos es casi lo mismo) que te reciban en los malos tiempos así que toca tener firmeza, delicadeza y hasta hacerse los locos si estas en casa ajena.

Nunca critiques el país donde vives, no importa lo raros que te parezcan los ciudadanos que viven allí, ni lo exóticas de sus costumbres, siempre recuerda que el extranjero eres tú, no importa que lleves cuarenta años allá, el no haber nacido allí te anula como opinador, deja eso a los que si nacieron ahí, volvemos al tema, cuando se es huésped nunca se contraría a quien te acoge, es una muestra suprema de grosería que muchos  compatriotas lucen sin pudor. Olvídate de la “viveza criolla” a menos que seas megamillonario y tengas para pagar gente que se ocupe de todo por ti, en otro sitio no eres más que un ciudadano cualquiera cuyo deber es ser ciudadano, no hacerse el “vivo” como muchos hacen por acá.

Por último, si van a emigrar que no sea como medida desesperada, mediten bien, busquen opciones donde la primera sea la legalidad para obtener visa de trabajo y residencia donde vivir, ser ilegal es tan terrible como vivir acá y lo peor es que es muy complicado dejar de ser ilegal una vez que tomas ese camino, la gente NO va a ser amable contigo, nunca tendrás un sueldo decente y tu vejez será tan espantosa como la de un pensionado venezolano sin casa ni hijos responsables.

Irse es un paso difícil, hacerlo con poco dinero es peor pues genera el estrés adicional de la incertidumbre pero si lo meditamos bien, sabemos que nos vamos a enfrentar con un tiempo donde toca re-aprender pues nada, toca hacerlo con la clara conciencia de que debes ir a ese país para sumar, en ningún caso para restar nada, que los malos tiempos pasan y que todo es momentáneo.


PD; Cualquier cosa, estoy vendiendo nevera, televisor LG,  cámara digital casi nueva, equipo fotográfico con poco uso, libros electrónicos en Amazon (Manual de fotografía y Novela ), archivos fotográficos listos para impresión que les envío por email y del que solo deben imprimir y montar, se aceptan donaciones o lo que sea pues  ya queda poco para la fecha y toca vender todo lo que se pueda (jbdiwan@gmail.com).


sábado, julio 23, 2016

Crónica del olvido

Antes, cada vez que oía hablar sobre el olvido, lo primero que se me venía a la mente era algún despecho de esos que todos hemos sufrido alguna vez , sobre todo porque en mi caso he tenido varios dignos de ser incluidos en alguna antología de la tristeza, sin embargo ahora (desde hace algún tiempo atrás) el olvido ha comenzado a adquirir otros significados para mí, imagino que por ser un ciudadano promedio de más de cuarenta años y con mucha experiencia laboral desde la más humilde (camillero, obrero de depósito, vendedor de mostrador, cobrador puerta a puerta y  buhonero entre los más “notables”) hasta posiciones gerenciales o docentes a nivel universitario, todas entre las administraciones prechavistas hasta la actualidad poschavista-apocaliptica .

La crisis ha llegado para quedarse, en mi caso la siento con toda su furia, entre malos sueldos , pocos trabajos a destajo y nulas esperanzas se me va la vida intentando no sucumbir a la depresión , es verdad, no soy el único que no duerme por las noches pensando que hacer, que no come más que una vez al día, que se devana los sesos intentando buscar una solución y que sueña con un par de pasajes de avión que lo lleven a otra parte donde todas las cosas antes mencionadas (y muchas más) dejen de suceder ya que al final lo único que uno necesita es ganarse la vida, no ser multimillonario (que tampoco es malo pero altamente improbable aunque no imposible) , estar tranquilo, pagar las cuentas, ahorrar, invertir así sea en un plan de jubilación privado, no andar aterrorizado por todo, saber que el día de mañana tu sueldo seguirá dándote para comer y algunas cosas más, así un largo listado de ítems que acá son imposibles.

Acá los ciudadanos “cuerdos” nos toca hacer acopio de toda nuestra capacidad de olvido para no claudicar ante la desgraciada realidad de nuestras calles, para no llorar frente a los anaqueles vacíos de los supermercados, para no morir de tristeza al saber que tu quincena no te va a alcanzar para comer, para no recordar que alguna vez bañarse, vestirse, comprar ropa, los uniformes escolares, zapatos, artículos de tocador o hasta una simple colonia eran cosas de todos los días, que esta perenne miseria siempre ha existido solo que uno es medio idiota como otros muchos votantes rojos pero en vez del olvido se refugió en la fantasía de que todo tiempo pasado fue mejor y que ahora , gracias a la “dignidad revolucionaria” has despertado de tu pesadilla de engaños para caer en la realidad de un país que si bien alguna vez lo etiquetaron como la “sucursal del cielo” hoy es, por obra de la revolución, un purgatorio sin escape donde las opciones son cada vez menos y las esperanzas se limitan a buscar la manera de irte para, ejercer con toda cabalidad el acto del olvido pero con la saña más terrible como lo es la del odio, resignándote a ser un eterno extranjero solo para que tus hijos o nietos tengan un sitio feliz al que puedan llamar patria.
José Ramón Briceño, 2016

@jbdiwancomeback


domingo, julio 10, 2016

Respuesta a Carlos Raul Rivas Perez

Acabo de leer una cosa espantosa escrita por un descerebrado más en aporrea .org El que se quiera ir que se vaya, pero sin titulo , como no creo en cartas abiertas pues dudo ser tan importante como para que el indicado pueda leer mi descarga , aproveché y le mandé por email una respuesta con toda la educación que pude tener para con gentuza que opine cosas tan absurdas, para que quede constancia de que lo dije, he copiado en las líneas abajo el texto que le envié a la cuenta de correo que está bajo el artículo citado (por cierto acá publico el enlace para que lo lean antes de  leerme) aunque tenia otra cosa escrita y corregida desde hace días creo que toca responder con fuerza antes que la rabia salte por otra parte.
 Mi muy poco estimado Carlos Raul Rivas Perez
La verdad me sorprende que alguien, a estas alturas de la crisis espantosa en la que vivimos quienes nos esforzamos por hacer algo útil de nuestras vidas, usted, imagino que por razones exclusivamente partidistas que también puedo inferir están dictadas por su absoluta ignorancia, seguramente ha de ser un licenciado de alguna de las misiones pues de otra no existe explicación lógica para su ilógica disertación.
 Quizás debo presentarme pues considero grosero no hacerlo, en mi caso soy profesional egresado de un pedagógico con un par de premios nacionales y otros tantos internacionales en mi carrera como artista, ahora como docente trabajo en una escuela pública cuyo sueldo no alcanza ni para cubrir el pasaje para asistir a mi empleo. Ahora dígame usted que tiene esa cara de sobrado e inteligentísimo opinador de oficio junto al artículo que publica ¿en qué país del mundo un egresado universitario gana menos de lo que cuesta un mercado? ¿dónde se considera una falta natural no poder ir a trabajar por no tener para pasaje? ¿en qué parte del universo conocido toca hacer horas de cola para comprar papel higiénico? , la última pregunta ¿de verdad usted se cree muy inteligente al decir tal cantidad de sandeces en público, así, sin pudor a pesar de que todos los días hay cientos de colas para comprar alguna tontería y lo que no se necesita hacer cola está a precios inalcanzables para un profesor de liceo como yo ¿por ejemplo?.
Como ya le han dicho muchos , nadie se va de su tierra por gusto a comenzar de cero una carrera ya andada hace tiempo, nadie se inventa cambiar de vida por capricho, perdón, si los hay pero esos son los que usted defiende y tienen miles sino millones de dólares para vivir sin estrechez por un buen rato.

Le voy a pedir un último favor, suicídese que Venezuela necesita inteligencia y por imbéciles totales como usted es que estamos así.
José Ramón Briceño, 2016
@jbdiwancomeback
Carlos Raul Rivas Perez